El Escribidor.

Jueves, 3 noviembre 2005

“Memento”

Filed under: Posts de Pelicula(s) — Miguel A. Labarca D. @ 8:32 am


Mi amigo Gorostman sufre de obstrucción nasal y alergia severa, por lo tanto respira fracciones del aire que necesita una persona de su envergadura y peso. La consecuencia de ésta suboxigenación es que Gorostman olvida cosas. Te cuenta varias veces la misma historia y olvida nombres, fechas y circunstancias. Varias veces ha hablado con Andrea pidiéndole consejos médicos. Andrea dos tipos de pastillas y un inhalador. Pero Gorostiza obviamente es incapaz de recordar detalles como esos, así que olvida la receta, se traga la inhalación y respira las pastillas por lo que no vislumbramos algún tipo de cura posible. Por suerte, a pesar de todo, mantiene el buen humor, alguna capacidad de juicio y control de todo tipo de softwares, así que es capaz de trabajar normalmente, manejar un Polo, irse a vivir con su polola e incluso jugar computador en línea.


Compré el DVD junto con "In the Bedroom" en un quiosco gracias a la promoción de el mercurio. La copia patinó bastante y trae CERO material adicional, así que no sé si recomiendo comprarla. Pero vamos al contenido.
Para los que no sepan. Memento es la historia de un tipo que no tiene la capacidad de generar recuerdos. Olvida todo a los dos minutos. Recuerda su pasado lejano, recuerda que alguien mató a su mujer y recuerda que quiere vengarse. Su pasado inmediato lo olvida al instante y por lo tanto debe anotarlo en papeles, polaroids y tatuajes en su propio cuerpo. La película se narra en secuencia cronológica inversa (partiendo por el final). La idea es que cuando no tienes memoria, el pasado es tan misterioso e impredecible como el futuro. En lugar de jugar con el espectador diciéndole, como en la mayoría de las películas, “adivina que pasará ahora”, el guionista, manteniendo el punto de vista del protagonista, juega diciéndonos “adivina qué pasó antes.” Detalles más y menos, sutilezas más y menos, idear algo así y concretarlo en un guión merece un aplauso y una sacada de sombrero.
Es cierto que para armar el castillo de naipes, muchas veces el guión estira las motivaciones y la credibilidad y ofrece algunas líneas de diálogo que son más bien parte del manual de instrucciones para entender lo que pasa. Pero qué diablos. Yo puedo perdonarlo. Tal como "Sexto Sentido", "Usual Suspects" o "Fight Club", Memento es un magnífico exponente de las "películas rompecabezas" que proliferaron en los noventas y ojalá sigan acompañándonos por un buen tiempo.
Existe una tendencia entre cinéfilos empedernidos, cineastas y aspirantes a ambas categorías a despreciar la “narración tradicional” en las películas. Por narración tradicional me refiero a una cuerda anundada en la que cada nudo es una consecuencia lógica de los nudos anteriores. Tal vez el hastío de haber visto demasiadas cuerdas iguales, el deseo cándido de hacer algo “realmente original” o –esto si que sería malo- la flojera de tener que anudar, corregir y volver a anudar los llevan a decir: “oye, no todo tienen que ser nudos lógicos. Hay otras lógicas para pasar de nudo o en nudo (Lynch) o puede que no hayan nudos o ni siquiera cuerda en absoluto (Ruiz).”
Mi respuesta a todo esto es un colquial: “De más.” Quién soy yo para tirarme en contra de tan célebres desanudadores y anuladores de cuerdas. Sobretodo cuando muchas veces he disfrutado bastante con los resultados de tales experimentos. Sin embargo, sin desmerecer lo de más allá, debo salir en defensa de lo de más acá. Como humilde escribidor, debo reconocer que me encantan los castillos de naipes y los crucigramas. Me encantan las películas en las que las cosas pasan “por alguna razón” y no me averguenzo de sentir placer al “descubrir” esas razones. Pienso que debe haber una razón evolutiva que justifica el placer que muchos sentimos al “descubrir” una causa a partir de su efecto. Tal como un instinto de supervivencia, hemos desarrollado el instinto de descubrimiento. En la medida que lo tenemos, descubrimos más cosas, nos adaptamos mejor y proliferamos. Y es ese instinto de descubrimiento de que usufructúan los escribidores de películas-rompecabezas.
Leo lo anterior y encuentro muy original ésta relación entre estructura dramática y teoría de la evolución. Sería bueno hacer una película al respecto. Le podrían poner “Adaptation”.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: