El Escribidor.

Jueves, 17 noviembre 2005

Peluda Promiscuidad.

Filed under: Posts de la vida.,Profesiones — Miguel A. Labarca D. @ 3:30 pm


Para mi, cortarme el pelo siempre ha sido un tema. Tengo tanto pelo y tan grueso que es imposible dejarlo crecer. Crece un poco y se convierte en un colchón que crece setenteramente hacia los lados. Cuando chico iba a la peluquería con mi papá. Un peluquero muy caballero, en las torres de tajamar, que me prestaba Condoritos y le daba sistemáticamente la razón en todo a mi papá. "Si don Miguel, tiene toda la razón, qué buen análisis de la contingencia. Que inteligente es usted, don Miguel." Esa simple disposición hace que mi papá lo adore y le siga pagando seis lucas por cortarle el poco pelo que le va quedando. Yo me fui de ahí para no volver. Como buen hijo, me dedico sistemáticamente a encontrar equivocado a mi padre; así que el bueno de Antonio tuvo que perderme como cliente. Además que llegó un punto en que los Condoritos perdieron la poca gracia que nunca tuvieron. Yo quería pedirle las Playboys que tenía en abundancia, pero una vergüenza irracional no me dejaba. No puedes pedirle una Playboy a alguien que te dice "Miguelito".
Después tuve un período de promiscuidad y abandono. Cada mes con un peluquero distinto. Hasta que encontré a Sarita y me quedé con ella. Sarita era la dueña de una peluquería en un caracol de Providencia. Cortaba realmente bien. Me hacía precio. Ponía música new age. Me hablaba de la vida. Incluso me regalaba sesiones de aromaterapia. Ponía incienso en su elefante Indio. Y me hablaba de buenas vibraciones, destinos, voluntades cósmicas. Además de peluquerías, tenían un restaurante y un negocio de importaciones. Hablo en plural, porque su marido, Canessa -un militar retirado, flaco y siempre quemado por el sol- era el yang del imperio empresarial, gastronómico-estético. Adoraba a Sarita y le ponía Stands en las ferias de belleza del parque bustamante. Sarita subía al escenario con traje de lentejuelas y hacía shows de "fantasía" con niñas de agencias de modelos. Les ponía enormes mariposas en la cabeza y ellas desfilaban. Las mariposas estaban hechas con pelos de clientes. Enormes esculturas de promiscuo pelo y kilos de laca. Una vez me quiso regalar una para Andrea, pero le agradecí mucho y le dije que no podía aceptarla. Era un especie de paraiso mensual hasta que vino el quiebre. Canessa me pidió una página web para Sarita. Me traté de correr, pero finalmente tuve que convencer a mi socio de que le hicieramos un precio, le explicáramos y comenzáramos a trabajar. Canessa nunca pagó. Tampoco le subimos la página, pero MAP ltda. perdió varias horas de trabajo y yo perdí a mi peluquera.
Así que nuevamente soy promiscuo. Rondamón, que cuida su plata, me recomendó un pasaje den centro donde cortan por luca quinientos. Es el barrio rojo de Amsterdam en peluquerías. Te paseas por el pasaje y las peluqueras te llaman desde las vitrinas. Luego te sientas y te dan opciones como "corto", "largo", "moderno" o "tradicional". Hoy me corté con Sandra. Llevaba poco en el negocio. Antes se había dedicado al control de calidad. Trabajaba con frutas, pollos y cecinas. Me dijo que no comiera nunca cecinas. Luego me contó parte de su vida. En el control de calidad ganaba bien, pero trabajaba hasta muy tarde, se ponía nerviosa y se aburría, porque era muy "monotomo". Por eso le encantaba cortar el pelo, porque podía conversar con gente distinta y lo que a ella le gustaba era eso, conversar. Y era verdad. Un corte "corto" y "tradicional" tomó una hora y media. Puede parecer divertida al comienzo, pero la promiscuidad termina siendo un problema.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: