El Escribidor.

Martes, 10 enero 2006

El Americano impasible (y nosotros, los Provincianos.)

Filed under: Posts de la vida. — Miguel A. Labarca D. @ 10:33 am

A la gente le llama la atención que los Animonitos sean cinco animales provincianos viviendo en Santiago. ¿Por qué provincianos? Yo soy Santiaguino y jamás viviría en una ciudad con menos cines que ésta. Entonces, ¿por qué animales provincianos?

Tal vez porque ser Provinciano es un estado del alma. Mis padres son provincianos ambos. De Chuquicamata, ciudad extinta en relaves y de Rancagua, ciudad bipolar, indefinida, grande para ser pueblo, chica para ser algo, opacada por Santiago, memoriosa de desastres. Así que soy Provinciano por herencia. Raro, distinto. Terriblemente ambicioso, pero terriblemente inseguro. En la universidad una vez dije “calamorros” y me quedaron mirando. Salvo los provincianos que agradecieron, desde atrás, con una sonrisa cómplice.
De toda la insufrible caterva de novelas costumbristas con que nos atosigaron en el colegio, hay una que también me cargó, pero le gustó a todo el mundo. Martín Rivas es la primera teleserie escrita antes de Moya Grau. Y es sobre un provinciano que triunfa en la ciudad y se queda con la chica linda. Venir a Santiago es una odisea chilena, una odisea a medias. Ir a Troya, ganar la guerra rapidito tratando de salvar sangre para más rato y ojalá quedarse allá. Penélope que se joda. Se puso fome desde que le dio con el tejido.
Y es que Chile es una gran Provincia del mundo. El poeta lo dijo: “Fértil provincia señalada…” No capital, país ni reyno… famosa, fértil, señalada, pero provincia al fin. Y lo de fértil, en época de nectarines, espero que nadie lo discuta. Rancagua, de nuevo. Dormí poco, neuronas cansadas, desvíos extraños para los pensamientos. Provincia siempre. De España, del Virreinato, del Imperio. Y llegamos convenientemente al imperio, porque el pololo de Alice, la amiga de Andrea que nos invitó a Algarrobo, es gringo. Gringo algo estrambótico, porque sin tener parientes orientales, decidió especializarse en historia China contemporánea, aprendió Chino y partió a Taiwán donde conoció a Alice, que es Chilena, pero hija de padres Taiwaneses y con universidad en USA. Alice se ve totalmente china (un estacionador de autos en Algarrobo le decía que era igual a la “señorita que salía en la última de James Bond, en la moto”) y cambia del inglés al chino y al chileno según corresponda, pero en lo provinciana era igual a todos nosotros.
Porque los provincianos están orgullosos de su tierra. Y te llevan a la plaza de armas, y te compran mote con huesillos y te obligan a subirte al caballo para sacarte una foto de cajón. Nosotros lo mismo. Llevando al gringo al muelle barón a ver los fuegos, acarreándolo al paseo 21 de mayo, que le saque fotos a los ascensores, vamos a Viña, ésto está feo ahora, pero era bonito antes, que coma congrio, que pruebe el pebre, que vamos a Isla Negra, lunes cerrada la casa pero que recoja conchitas, tiene que probar empanadas de marisco, éstas son malitas, pero hay otras mejores, gringo, hay que llevarlo al canelillo y comprémosle machas, pero metámolas al honrno para que no se enferme, porque todavía tenemos que pasar a Pomaire para que coma más empanadas y compre canastos de mimbre.
¿Y a todo ésto, qué opinaba el gringo? Nada. Todo le daba lo mismo.
– ¿Quieres ir de nuevo a Isla Negra?
– It’s OK – respondía el americano, impasible.
– ¿Quieres parar en el quisco y comprar una marraqueta con mortadela?
– It’s OK.
– ¿Quieres ir a un retiro en Punta de Tralca?
– It’s OK.
Y al final, claro, con Andrea nos cansamos. Entendimos que It’s OK no significaba “está bien” como creíamos hasta el momento, sino más bien “me importa una raja” o “no hay nada que pueda impresionarme luego de haber visto al ruiseñor cantando sobre la gran muralla” o, mejor aún, “Mis viejos viven a tres horas de Malibú… ¿Qué cresta quieren que haga yo en el Quisco?”
Ayer, Rondamón, me contó que se había topado en Antofagasta con Alice y el gringo. Tomaban un avión hacia Calama. Probablemente Alice le tratará de sacar una expresión en San Pedro de Atacama y alrededores. Pero yo no me hago ilusiones. El desierto más seco del mundo, la luna llena iluminando las milenarias figuras de sal y roca, el infinito y la pequeñez absoluta del ser humano frente a la inmensidad de la naturaleza…
– It’s Ok- dirá el gringo.

(Foto: Plaza de Armas de Llay-Llay, agradecimientos a Google)

Anuncios

3 comentarios »

  1. Qué es un calamorro?

    Comentario por Anonymous — Martes, 10 enero 2006 @ 10:27 pm | Responder

  2. Es un bototo o zapatón, dicho en sureño.

    Comentario por Mitch Gómez — Miércoles, 11 enero 2006 @ 9:41 am | Responder

  3. lo de calamorro es más centrino que sureño, creo. interesante lo del gringo. así son. tengo un relato sobre un canadiense que me visitó hace poco en mi blog. pero lejos los más provincianos son los chilenos. y son los mejores (o peores), porque viviendo en santiago creen que no lo son.

    Comentario por crisis — Miércoles, 11 enero 2006 @ 10:58 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: