El Escribidor.

Jueves, 23 febrero 2006

Animación, paso 1: Tomando Lecciones.

Filed under: Posts Animonitos. — Miguel A. Labarca D. @ 10:35 pm


En el afán de documentar nuestra odisea de penetrar las altas murallas de Inés Matte Urrejola a bordo de un gran coipo de madera y arrasar a sangre y fuego con todo lo anteriormente visto, supuesto y pagado, decidí ir por partes. La complejidad es demasiado grande como para abarcarla en un post o administrarla correctamente. Todo se junta y se viene encima como un montón de ollas mal apiladas en el mueble más alto de la cocina. Un amigo genio alguna vez le preguntó a un profesor “cómo pretendía meter un inmenso y amorfo elefante en SU caja de zapatos”. El profesor, un imbécil, se quedó mudo cuando la respuesta era simple: “córtelo por partes mijito”.
Cuando el sudor frío bajó por nuestra espalda al darnos cuenta que ya habíamos procastinado lo suficiente nuestro guión, nuestras presentaciones en powerpoint y nuestros monitos simpáticos coloreados y vueltos a colorear y vimos ineludible la obligación de comenzar a animar, dijimos chanfle, por donde se empieza cuando no sabes nada o, más bien, crees que sabes mucho, pero en verdad no sirve de nada.

Entonces hicimos lo más simple, correcto e insólito que ocurrírsenos pudiera. Contratamos a un profesor. Asesor, le decimos para hacerlo más digno, pero en rigor fue un profesor. Jaime C. llegó en bicicleta un martes a las ocho de la noche, agarró plumones, se situó frente a la pizarra blanca y comenzó a decirnos, punto por punto, los principios básicos de la animación y los pasos precisos para lograr una producción exitosa.
Obviamente que no hemos podido hacerle caso en casi nada y que hemos cometido casi todos los errores que nos previno de cometer. Pero lo hacemos con conocimiento de causa. Es un piloto y hay poco tiempo. Paguemos el noviciado y, al empezar con nuestros doce capítulos lo haremos como corresponde.
Jaime, por alguna razón que nunca explicó, estudió animación en Alemania e hizo su práctica en la producción de “Asterix y Obelix en América”. Ahí se dedicaba a hacer los dedos meñiques de Obelix o algo por el estilo, pero igual debe ser de los mayores expertos que es posible encontrar en nuestro humilde mercado.
Además de contarnos anécdotas y datos prácticos, Jaime hizo dos advertencias generales: primero, no se les ocurra empezar antes de estar realmente listos y segundo, ojo con los animadores… son especiales. Y lo comprobaríamos con creces a los pocos días cuando partimos apurados, sin estar realmente listos, y los animadores comenzaron a quejarse. Pero eso es harina de otro costal.

Proximo post: Afilando (a medias) el hacha.
Foto: Es “en América” pero la película es Alemana, basada en un comic Francés que ridiculiza a los Romanos. Pero al menos un chileno estuvo metido. Y nos hizo clases de animación.

Anuncios

1 comentario »

  1. haha, quedo feliz de saber que volviste a escribir.
    Cuando haya algo disponible para ver del piloto postealo para que lo veamos… despues de tanto tiempo estamos todos curiosos por ver los monitos (bueno, menos eduardo que es muy pesado)

    Comentario por dunga — Viernes, 24 febrero 2006 @ 4:27 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: