El Escribidor.

Miércoles, 29 marzo 2006

La nostalgia del último guerrero espacial.

Filed under: Posts de la vida.,Posts Linkeados. — Miguel A. Labarca D. @ 7:46 pm


Prometo que es la última referencia a Gorostiza en los próximos dos meses, pero a veces los motivos se repiten sin querer queriendo. Sincronía o retención selectiva, que son dos formas tontas de referirse a las coincidencias mágicas. Porque hoy, haciendo una interminable espera para sacar la revisión técnica atrasada, terminé de leerme “Memorias de mis putas tristes” precioso librito del siempre mágico y repleto de amor García Márquez. Libro que, acá la sincronía, fue el último y muy atrasado regalo de cumpleaños que me hizo Gorostiza.

Y es que al final, la mejor ficción está emparentada indisolublemente con la peor a través del pie inevitable del amor. Pero mientras los malos narradores se limitan a escribir del amor como “todo el mundo piensa que es”, los buenos, simplemente escriben del amor tal como realmente es. No sé si sea cierto, pero debiera serlo: la diferencia entre un escritor normal y uno sublime es la capacidad que tienen para enamorarse.
Pero el tema de hoy no es el amor. Perdónenme todos, pero me pongo sentimental con García Márquez. El tema de hoy es también tema de la novela breve del nonagenario escribidor enamorado para siempre de su última puta. El tema es la nostalgia. La nostalgia cruza la novela y es muy esperable cuando el protagonista tiene noventa años. Pero lo que me sorprende es verificar a cada instante cuan fuerte, desde joven, he sido terreno fértil de nostalgia. Siempre lo supe en silencio y nunca traté de explicarlo, pero creo que mis mejores cuentos son nostálgicos. Y cuándo los lectores de éste blog me dicen “me gustan más tus posts” que hablan de la vida misma, en el fondo están diciendo, ellos lo ignoran, yo siempre lo he sabido, “me gusta compartir tu nostalgia”. Y García Márquez me terminó de iluminar con el siguiente trozo, que está en “Memorias…”, voy a citar el trozo en extenso, perdón nuevamente:

“El director de entonces me citó en su oficina para pedirme que me pusiera a tono con las nuevas corrientes. De un modo solemne, como si acabara de inventarlo, me dijo: El mundo avanza. Sí, le dije, avanza, pero dando vueltas alrededor del sol. (…) Hoy sé que tuve razón, y por qué. Los adolescentes de mi generación avorazados por la vida olvidaron en cuerpo y alma las ilusiones del porvenir, hasta que la realidad les enseñó que el futuro no era como lo soñaban, y descubrieron la nostalgia. Allí estaban mis notas dominicales, como una reliquia arqueológica entre los escombros del pasado, y se dieron cuenta que no eran sólo para viejos sino para jóvenes que no tuvieran miedo de envejecer…”

Y cómo la nostalgia no es para viejos, sino para jóvenes sin miedo a adquirir vocación de tales, acá va un regalo que encontré buscando una referencia para el guión de Animonitos contra los monstruos de yogurt, segunda parte. Es un pedacito de nostalgia de la década aquella, pero saliendo de lo típico y yendo a lo profundo de los tiempos perdidos. Nostalgia por los juegos de computador. Cuando los juegos de computador no eran una rutina, ni un objeto de lujo, ni una marca de tribu, sino simplemente una ilusión del porvenir. Y cuando las películas estaban ambientadas en secundarias, navidades y pueblos chicos en los que hasta el más nerd podía quedarse con la porrista si jugaba bien sus teclas y practicaba sus patadas. Con ustedes, juegos electrónicos en el cine de los ochentas.

Y si les queda pasado, corazón y ojos, lean lo que escribe el magnífico Nacho Vigalondo sobre el mítico Green Beret y todos aquellos maravillosos juegos que se cargaban con un casete chirreante.

Foto: Un fotograma de “El último guerrero espacial”, película que vi en VHS en la que unos extraterrestres vienen a buscar a un adolescente humano por su terrible habilidad para jugar a un juego que se llama “El último guerrero espacial” y que en realidad es un simulador de las naves de combate de los Aliens. ¿Por que no harán películas así ahora? Sí, lo sé, es un comentario de viejo. Y es que tengo vocación para serlo.

Anuncios

1 comentario »

  1. Excelente el blog del Green Beret, casi lloro de emoción. Me dieron ganas de volver a la salita donde estaba mi Atari 800XL, conectar los joysticks negros con botón rojo y jugar Montezuma y Moon Patrol, ir a comer con el Tío Roberto Nicolini y lavarme los dientes con Odontine.

    Comentario por Rob — Miércoles, 29 marzo 2006 @ 10:56 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: