El Escribidor.

Martes, 9 mayo 2006

“Fuga”

Filed under: Posts de Pelicula(s) — Miguel A. Labarca D. @ 1:15 pm


Hay una escena de "Fuga" que, sin querer queriendo, ilustra muy bien la sensación con la que uno queda al salir del cine. El personaje de Gastón Pauls, un músico argentino dedicado a investigar-plagiar a un famoso músico vuelto loco, les toca una obra musical a sus futuros colaboradores. Cuando termina, la ministra de cultura, haciendo de chelista, le dice que lo que les tocó tiene momentos increíbles, pero otros momentos horrorosos, como si lo hubiesen hecho dos personas distintas, y que, a pesar de la genialidad de los momentos buenos, el todo no junta ni pega.

Y es que"Fuga" no es una mala película, como algunos han dicho. Pero tampoco es tan buena como algunos (entre ellos Andrea) creyeron. Es una película con grandes momentos, pero que, en el todo, no logra juntar y que tiene el pecado (¿o la virtud?) de creerse el cuento y sentirse mucho mejor de lo que realmente es.
Digámoslo. Si Santiago fuera L.A. y el Hoyts de La Reina fuera el Teatro Chino, Fuga sería la película más nominada a los Oscares. Mejor película, mejor fotografía, mejor música, mejor banda sonora, mejor actor secundario, mejor actriz, mejor tema original, mejor vestuario, mejor arte, etc, etc.
Y al final ganaría algunos, pero no todos, porque la experiencia nos enseña que éstas parafernálicas "buenas películas", pocas veces son tan buenas como creen sus realizadores o nos gustaría que fueran. Pero, vamos, eso no la convierte en un bodrio.
Vamos por partes. Lo bueno:
1) El director: Larraín es un muy buen director y eso se nota. No le tiene miedo a la cámara y se nota que ha visto mucho cine del bueno y del no tanto. Lamentablemente no es un "autor" como cree ser. O sea, para sacar adelante una película con las pretenciones de "Fuga" había que ser Kubrick y él no lo es. Así que, consejo: ya nos demostró que sabe hacer su pega, que su próxima película sea más piola y que el tema y el guión sean de un tercero para que conserve la objetividad y no se crea el cuento.
2) La foto, la cámara, el arte y la música: Todo lo técnico está magnífico. Y por eso dan más pena las falencias de la película. O sea, pensar que corrigiendo unas cuantas pifias ésto podría haber sido algo REALMENTE BUENO, deja algo como un sabor amargo.
3) El reparto: Hay buenos actores para tirar al cielo. Trejo, magnífico. Pauls, solidísimo. Alfredo Castro, literalmente se roba la película, dándose el lujo de reírse del protagonista de la misma manera que algunos de los espectadores también teníamos ganas de reírnos. Luis Dubó, haciendo el mismo personaje de SIEMPRE está, como siempre, perfecto. De hecho acá ya optaron por ponerle Dubo y darle el mismo papel de "La Fiebre del Loco"… notable el guiño: "éste es un loco". Whatever. El 99% del reparto muy bueno. Y acá me da risa porque los envidiosos y carroñeros de siempre esperarán que me ponga a pelar al bueno de Vicuña. Pero, tal como Larraín no tiene la culpa de ser hijo de ya sabemos quién, el bueno de Vicuña no tiene la culpa de ser tan bonito, tener tanta plata, hacer comerciales y tener una señora, tan, pero tan… buenamoza… según me han contado (Andrea lee el blog, recuerden). Así que lo diré. Vicuña no es un gran actor, pero tampoco es un mal actor. Pero por Dios, para hacer el papel de Eliseo Montalbán, había que ser Brando o Nicholson. Porque el problema de Montalbán no es el actor, sino el personaje, que es más falso que billete de tres lucas, porque nadie, ni los guionistas, ni el director, ni Vicuña ni el escribidor saben realmente lo que es estar loco y ser un genio musical. Y ESE ES EL GRAN PERO DE FUGA. Así que, volviendo a los actores, diré que para mi el peor actor es LEJOS el elefante blanco Noguera. Lo lamento, pero alguien tiene que decirlo. ¿Quién inventó que Noguera era buen actor? No sé nada de teatro, pero cada vez que lo veo en una pantalla es un MONUMENTO a la sobreactuación. Le pique a quién le pique, Noguera es el "queso" de Fuga.
Lo malo:
(Aquí contaré la película, así que si la quieren ver, no sigan leyendo)
Ni siquiera diré "el guión" porque Fuga tiene diálogos, hallazgos y secundarios notables. Lo que apesta de Fuga es LA HISTORIA. Si les cuento que existe una película sobre un músico que tiene tanta mala suerte que cada vez que toca su música, alguien muere trágicamente, seguramente esperarán una película de terror ochentera de la peor calaña, con un título como "Sinfonía Mortal" o "Sinfonía Macabra" (oj, oj) … pero cuando ésta premisa trata de sostener una película con pretenciones de seriedad… o sea, de qué me están hablando.
Si la idea era hacer una película de terror sobrenatural, entonces dejen a la gente muriendo "por mala cueva", pero sáquenme todo lo otro.
Si la idea era explorar los vericuetos de una mente creadora atormentada (esa creo que era) entonces, por favor, dejen fuera el infantilismo de las muertes (la primera Ok, la segunda pase, pero de ahí en adelante… lo único que consiguen es matar el interés y la verosimilitud).
Y si la idea era explorar el "vampirismo creativo" (como señaló Crisis), entonces Pauls debió haber sido el protagonista y Montalbán haber permanecido en las sombras.
Pero la película, como está dicho, peca de pretenciosa y abarcar mucho, aprieta poco. Y, por neptuno, ése final… es un monumento a la gratuidad y el rebuscamiento. No tiene ningún sentido (salvo las imagenes de un piano en el medio del mar que fue lo que posiblemente forzó ese maldito final).
Pero como yo soy un Escribidor CONSTRUCTIVO y no destructivo, propongo aquí mismo la solución al problema. Hay que reeditar Fuga. Algo más o menos así:
Partimos con Pauls y su proyecto de investigación. Pauls piensa que Montalbán está muerto. Descubre el manicomio, rescata la musiquita, logra ubicar a Noguera. Noguera (ojalá bien editado) le cuenta que Montalbán fue su paciente. Ahí comenzamos a ir y venir entre Pauls y el capítulo del manicomio al que le podríamos sacar el crimen. Nos remontamos más atrás y vemos partecitas del ensayo de la sinfonía. Idealmente sacamos la muerte de la pianista (de hecho, la sinfonía nunca se llega a estrenar, Montalbán enloquece antes) solo dejando la locura y obsesión de Montalbán (editado en flashes, sin mantener mucha lógica, dejamos la escena de los pianos sangrientos y el destrozo de los mismos, que tendría más sentido así).
Volvemos a Pauls y su team de Salieris. Encuentran a Montalbán en Valparaíso. Conversan con Dubó y tratan de convencerlo que rehaga la sinfonía. Montalbán arranca a perderse. Pauls, sentado en la arena se pregunta por qué chucha Montalbán no quiso terminar la obra de su vida.
Corte a Montalbán niño, en la piscina, escucha el piano, sale del agua y ve la tragedia que ustedes ya saben.
The End y de nada.

Fotos: Hay que copiar de los mejores. Desde el afiche, Fuga no se anda con chicas.

Anuncios

1 comentario »

  1. comparto al pie de la letra tus observaciones.

    Comentario por quijotenegro — Lunes, 10 agosto 2009 @ 4:51 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: