El Escribidor.

Sábado, 10 junio 2006

“El Código Da Vinci”

Filed under: Posts de Pelicula(s) — Miguel A. Labarca D. @ 8:37 pm


En el resort, todo el mundo leía. Pero todo el mundo leía una sola cosa: "El Código Da Vinci". Paseando por la piscina y la playa vi "Códigos Da Vinci" en todos los idiomas, formatos y versiones que imaginarse uno pueda. Mi madre, omnívora impasible, también leía el suyo. No le quedaba otra; había sido mi regalo de cumpleaños.
Yo no alcancé a leerlo. Estaba en mis planes, pero el libro que llevé me mantuvo ocupado hasta el avión de vuelta. Llené un vacío importante en mi formación literaria, pero abrí un inmenso forado en mi cultura pop y me quedé fuera de un fenómeno de entretención mundial que debe ser único en décadas.
Porro, pero a pesar de todo, responsable, cumplí al final, llendo a ver la película en compañía de mi madre que la certificó diciendo que era "igual que el libro".
La película puede ser descompuesta en dos películas. Hay una película que, a pesar de lo inverosimil y cahuinera, encontré muy original y entretenida. Me refiero a todo el complot histórico teológico, la conspiración que se trata de descifrar y que, me imagino, es la gracia del libro. Pero hay otra película que es simplemente una mala repetición de todas las películas de acción repetidas que vemos siempre, sólo que acá está mal repetida. Y es toda la trama policial, las persecuciones, las traiciones, los balazos, las malas vueltas de tuerca y los casi romances con cero química.
Creo que el "Código Da Vinci" hubiese sido más entretenida en formato "mockumentary", es decir como un documental falso que simplemente contara toda la parafernalia conspirativa sin tener que parar para ver persecuciones, balazos y huídas que no aportan nada.
O, si queríamos hacer un thriller o un policial, hacerlo como la gente. Porque, sin duda, la idea está a la altura de mejores cosas. Si de mi hubieran sido los recursos y los millonarios derechos, hubiese hecho lo siguiente:
El guión para Umberto Eco. Dirección: Polanski o Ridley Scott. Protagonista: Harrison Ford y no se hable más.
La opción de resucitar a Borges y pedirle un cuento de tres páginas sobre la idea, tampoco la descarto. Hubiera salido más barato y más corto, pensando en Punta Cana.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: