El Escribidor.

Martes, 27 junio 2006

Frenos de Aire.

Filed under: Mis GUIONES — Miguel A. Labarca D. @ 2:33 pm

Cuando era chico vivía muy cerca de mi colegio, en Ñuñoa. Me iba caminando, primero acompañado y luego, sin problemas, solo. Pero el ’89 nos cambiamos a vivir a La Reina y yo no quise cambiar de colegio. Así que comencé a enfrentarme a diario con la peor pesadilla de cualquier escolar a la antigua. Los micreros. Tomábamos, con Parrao, la Bernardo O’Higgins (1-G o 1-H) y tomarla era una odisea. Los micreros se saltaban el paradero y debíamos correr tras ellos. A veces paraban en segunda fila y a veces simplemente no paraban. Mi venganza era pedirles el boleto, con lo que solo ganaba insultos y una acelerada hostil cuando iba bajando en mi paradero. Imagino que debo haber comenzado a escribir este corto, mentalmente, a esa edad. Corto que se origina directamente de la rabia y la frustración sazonadas con el humor y el sarcasmo del tiempo y la distancia. ¿Qué pasaría si un escolar realmente perdiera la paciencia con los micreros y decidiera tomar la justicia en sus manos? Con ustedes, “Frenos de Aire” un corto muy entretenido, pero infinanciable en formato de corto. Con el tiempo lo he tratado de transformar en largo y en serie. No he tenido éxito, pero seguiré intentándolo aunque lo termine cuando las micros amarillas sean una postal nostálgica y todo ésto se transforme en una historia “de época”.

Leer “Frenos de Aire” en PDF

FRENOS DE AIRE

Por Miguel Ángel Labarca Duk

1. EXT. PARADERO DE MICROS — SECTOR ALTO DE SANTIAGO — DÍA.
Es un día de verano. En el paradero está sentada FRANCISCA (17), rubia, falda gris, blusa blanca, corbatín amarillo con su nombre: “FRANCISCA CELIS”.
Alrededor de Francisca, una multitud de escolares tratan de subirse a las pocas micros que se detienen en el semáforo. El ambiente es caótico: las micros no abren las puertas o pasan el semáforo en rojo para no pararles a los escolares. Los micreros retan a los escolares y los escolares insultan a los micreros.
Francisca, ajena al caos, saca una cajetilla de “Lucky Ultra” del bolsillo de su blusa, saca un cigarrillo y lo prende con un encendedor automático. Mientras fuma, saca un plumón de la mochila y raya “PANCHI” sobre el banco del paradero. Una florcita hace las veces de punto sobre la “I”.
Una micro cruza en segunda fila y se detiene unos metros más adelante de Francisca. Los escolares corren, tratando de treparse antes de que parta. Francisca se da cuenta de que la micro le sirve. Al levantarse, apurada, su mochila se abre, esparciendo el contenido en la vereda. Caen cuadernos, lápices, un discman, un estuche con CDs, una chequera, una tarjeta de crédito y dos tarjetas de cajero automático. Francisca recoge las cosas y las guarda rápido en la mochila. Al recoger la tarjeta de cajero automático, Francisca la mira. La tarjeta dice “PEDRO PABLO CELIS MONTT”.
El semáforo cambia a verde. Francisca calcula que no alcanzará la micro, hace un gesto de disgusto y vuelve a sentarse. La micro, a pesar de los bocinazos e insultos de los otros conductores retrocede hasta donde el banco del paradero. Francisca mira hacia adentro intrigada y camina hacia la puerta de la micro.
2. EXT. / INT. — MICRO — SECTOR ALTO DE SANTIAGO — DÍA.
Francisca sube a la micro. Muestra su carné escolar y paga. No vemos al MICRERO, pero notamos su amabilidad y nerviosismo al cortar el boleto y dar el vuelto.
Francisca avanza unos metros por el pasillo lleno de gente. Se para frente al asiento de un OFICINISTA. Mirando todo por el espejo retrovisor el MICRERO interviene.
MICRERO
(Al oficinista.)
¡Hey, tú! Dale el asiento a la señorita.
El oficinista mira desconcertado, sin atinar a hacer nada.
MICRERO
Sí. Tú. El del maletín. ¿No te han enseñado educación? Dale el asiento a la señorita.
El Micrero detiene la micro y hace el ademán de levantarse. El oficinista, asustado, toma su maletín y deja el asiento libre, sin chistar. Francisca se queda de pie, sin saber que hacer. Toda la micro mira. El Micrero pone primera y le sonríe nerviosamente, por el retrovisor.
MICRERO
(A Francisca)
Siéntate.
Francisca duda.
MICRERO
Porfa, Panchi. Siéntate.
Francisca, desconcertada, se sienta. La micro parte. Francisca, tratando de evitar la mirada del Micrero por el retrovisor, se pone el Discman y coloca PLAY. Aunque Francisca no lo advierte, nosotros nos damos cuenta que el respaldo del asiento, justo delante de Francisca, está rayado con plumón: “PANCHI”, con una florcita sobre la “I”.
3. EXT. — PARADERO DE MICROS — PERIFERIA DE SANTIAGO — MADRUGADA
Amanece en una esquina cualquiera de una población de Santiago. Hay un PARADERO frente a un SITIO ERIAZO, donde hay instalado un furgón viejo que hace las veces de CARRO DE HOT DOGS.
Un CAMIÓN DE MUDANZAS se detiene en la esquina. MOISÉS (17), moreno, grande para su edad, vestido con uniforme de liceo, se baja del camión y se despide del chofer con familiaridad.
MOISÉS
Chao Peter, te pasaste. Suerte en La Serena.
PETER
(Asomado por la ventana del chofer)
Chao, primito, cuando quiera…
MOISÉS
(Comenzando a caminar)
Nos belmont.
PETER
Oiga, primo…
Moisés se detiene y mira hacia el camión.
PETER
Mira, no sé que venís a hacer… y no sé si quiero saberlo, pero… cuídate, esta pobla es más ruda de lo que parece.
MOISÉS
(Serio)
No te preocupís. Estoy claro.
PETER
(Partiendo)
Eso espero primito, chao.
El camión se aleja y Moisés cruza la calle hasta el paradero COJEANDO LEVEMENTE y sacándose la corbata para guardarla en la mochila. Moisés se sienta en el paradero, saca una cajetilla arrugada de “DERBY 10” con dos cigarrillos del bolsillo de la chaqueta. Saca un pucho y lo enciende con un fósforo “COPIHUE”.
Mientras tanto, un viejo jeep descapotable llega a toda velocidad al puesto de Hot Dogs. Moisés observa a un hombre de anteojos oscuros, a quien llamaremos MATAMALA (35) bajarse y comprar hot dogs. Sin dejar de fumar, Moisés revisa su mochila. Adentro hay cuadernos con tapas que reproducen a SURFISTAS en medio de las olas, algunos casetes piratas, un Walkman viejo, CINTA DE EMBALAR y UNA PISTOLA.
Moisés saca la pistola y la observa. Apunta a Matamala, que le da la espalda mientras compra. Luego apunta al CARTEL PUBLICITARIO del paradero. Dispara. Un chorrito de agua moja la FOTO de una modelo.
Matamala paga y se vuelve a subir al jeep, cargando cuidadosamente una caja de cartón. Moisés observa el jeep que baja lentamente hacia la calle y, nervioso, guarda la pistola en la mochila. El jeep cruza frente al paradero. Moisés y Matamala cruzan miradas, desafiantes. El jeep avanza dos y dobla a la izquierda. Moisés mira en la dirección del jeep cuando escucha, a su lado un RUIDO DE ESCUPO.
Se da vuelta, alarmado. Sentado a su lado en el banco del paradero está JUANO (23), moreno, cara de pocos amigos. Juano viste pantalones anchos y un gorro de lana negro encajado hasta los ojos. Vuelve a escupir con fuerza hacia delante, a la calle de tierra. Moisés lo mira. Juano le habla sin mirarlo de vuelta, concentrado en los escupos.
JUANO
¿Qué estai viendo, longi?
MOISÉS
(Mirando alrededor del paradero vacío.)
¿Me hablas a mí?
JUANO
(Lo mira y vuelve a escupir hacia adelante.)
Más vale que vayai virando, pendejo.
MOISÉS
Estoy esperando micro.
JUANO
¿Vos sabís quién soy?
MOISÉS
No.
JUANO
Éste paradero es mío, huevón. Te lo advierto. Mejor vuela de acá, o vai a tener problemas.
Moisés se encoge de hombros, sin contestar. Juano mete la mano al pantalón, saca una pistola y apunta a Moisés entre ceja y ceja.
JUANO
Me cansaste, pendejo. Pásame el reloj.
Moisés, resignado, le pasa el reloj.
JUANO
La cadenita.
Moisés se saca la CADENA DE PRIMERA COMUNIÓN y la entrega.
JUANO
La mochila.
MOISÉS
No. La mochila no puedo pasártela. Tengo todos mis cuadernos.
Juano se para y Moisés también.
JUANO
Pásame la mochila, huevón.
MOISÉS
Puta, pero es que hay puros cuadernos…
Juano GOLPEA a Moisés en la cabeza, con el mango de la pistola. Lo empuja. Moisés cae al suelo y Juano lo patea, sin dejar de apuntarlo. Moisés se arrastra por el suelo. Juano lo sigue pateando. Moisés mete la mano a la mochila y saca su PISTOLA DE JUGUETE. La pistola de Moisés es IGUAL a la de Juano (excepto por lo que ya sabemos). Ambos se apuntan y se gritan, sin escucharse. Juano permanece tranquilo, pero Moisés está notoriamente asustado. Están en eso, cuando una MICRO aparece por la misma esquina donde dobló el jeep de Matamala y se acerca al paradero. Ambos observan venir la micro. Juano hace un gesto de cansancio y baja levemente la pistola.
JUANO
(Suspirando, aburrido.)
¿Qué pensai hacer con ese fierro?
MOISÉS
Lo mismo que tú, huevón. Asaltar.
JUANO
¿Erís nuevo, cierto?
MOISÉS
No, sí… más o menos.
JUANO
Me hubierai dicho que andabai en esa. Ya huevón. Voy a dejar mi regalona en el suelo. Hace tú lo mismo.
Juano DEJA LA PISTOLA EN EL SUELO y Moisés, lentamente, HACE LO MISMO. Juano ayuda a Moisés a pararse, sacudiéndole la ropa y riéndose.
JUANO
Estabai súper duro. Me dio miedo que se te fuera un tunazo. Tenís que relajarte un poco… ¿Qué pensai asaltar?
MOISÉS
Una micro.
JUANO
¿Soi huevón? Las micros se asaltan al final del recorrido. Ahora vai a encontrar dos lucas, si es que. Y en puras monedas.
Moisés no contesta.
JUANO
Tenís que hacer lo que hago yo. Vai pa’riba o p’al centro y trabajai allá. Billeteras, carteras, esas cosas. Las salidas de los Redbank son buenas. Después arrancai corriendo y te subís a una micro. Pagai tu pasaje y te sentai atrás, piolita. En la tarde, de vuelta, ahí si querís le caís a un micrero. Toma tu reloj. Lo vai a necesitar.
Juano le pasa el reloj y Moisés lo recibe. La micro llega al paradero y Juano la hace parar.
JUANO
(A Moisés.)
¿Venís?
MOISÉS
(Mirando el número de la micro.)
No. Ésta no me sirve.
JUANO
(Encogiéndose de hombros.)
Bueno. Me voy. Nos vemos.
Juano recoge la pistola del suelo y corre hacia la micro. Cuando está en la pisadera, Moisés le grita de abajo.
MOISÉS
¡Hey! ¿Y la cadena?
JUANO
(Riéndose.)
¡Pagada de piso, socio!
La micro parte y Moisés recoge la pistola. Apunta a Juano, con rabia. Luego la guarda en la mochila y vuelve al paradero. Se sienta y prende el último cigarrillo.
4. EXT. TERMINAL DE MICROS — MADRUGADA
El jeep de Matamala llega al terminal de micros y, en la entrada, se encuentra de frente con una MICRO. Ni el jeep ni la micro retroceden. La micro le enciende las luces y Matamala le toca la bocina. Luego asoma la mitad del cuerpo por la ventana y le grita al micrero (a quién llamaremos GUATÓN ALARCÓN).
MATAMALA
(Gritando.)
¡Saca tu porquería de máquina del medio, guatón!
Alarcón toca la bocina estridentemente y se ríe. Matamala también se ríe, vuelve a entrar al jeep y retrocede para dejar salir la micro.
MATAMALA
(Despidiéndose con un bocinazo.)
¡A ver si aprendís a manejar, guatón!
Matamala estaciona el jeep junto a una oficina donde se lee un gran cartel que dice: “CENTRO GENERAL DE MONITOREO Y CONTROL DE RECORRIDOS”.
Matamala baja del jeep, deja las cajas de comida sobre la capota y se comienza a colocar su UNIFORME DE GUARDIA sobre la polera blanca que andaba trayendo. Se coloca un CINTURÓN del que cuelga PISTOLA y una RADIO. Luego entra a la oficina
5. EXT. — PARADERO / INT. — MICRO — PERIFERIA DE SANTIAGO — MADRUGADA
Una micro aparece en el horizonte. Moisés se pone de pie. Levanta la mano para hacerla parar y se concentra, muy nervioso. La micro para. El conductor es el GUATÓN ALARCÓN (55), el mismo que bromeaba con Matamala a la salida del terminal. Moisés sube, muestra el CARNÉ ESCOLAR y paga cien pesos con monedas de diez. Alarcón recibe la plata, arroja las monedas con violencia y parte.
MOISÉS
Mi boleto.
ALARCÓN
(Sin mirarlo, con un murmullo.)
No hay boleto. Se me acabaron.
MOISÉS
(Conteniendo la rabia.)
Me falta mi boleto. Le mostré mi carné, tiene que darme el boleto.
Alarcón detiene la micro.
ALARCÓN
Puta. Si no te gusta, te bajai. Pagan cien, rayan todo y más encima quieren boleto. ¿No sabís que cien pesos no pagai ni el asiento en que te sentai? O pasai, o te bajai altiro.
Moisés mira la CÁMARA DE VIGILANCIA sobre la cabeza de Alarcón y camina por el pasillo hasta salirse del encuadre de la cámara de vigilancia, buscando, mientras tanto, la pistola en la mochila.
ALARCÓN
(Murmurando despacio.)
Además, estai viejito como para el colegio.
MOISÉS
(Dándose vuelta.)
¿Qué dijiste?
ALARCÓN
Lo que escuchaste.
MOISÉS
Ven a decírmelo acá, huevón.
Alarcón, exasperado, agarra un FIERRO de abajo del asiento, pone el freno de mano y camina por el pasillo a pegarle a Moisés.
ALARCÓN
Ahora si que me encontraste, cabrito.
Violentamente, Moisés SACA LA PISTOLA y apunta a Alarcón entre ceja y ceja. Alarcón DEJA CAER EL FIERRO AL SUELO, aterrado.
MOISÉS
Cambia la cosa, huevón, ¿ah?
ALARCÓN
Tranquilo, cabro…
MOISÉS
Así que no tenís boletos, huevón… Venís saliendo del terminal y no tenís boletos. ¿Tengo cara de imbécil?
ALARCÓN
Tengo tres hijos…
MOISÉS
Contéstame huevón. ¿Tengo cara de imbécil?
ALARCÓN
No. No.
MOISÉS
Somos escolares, pero no imbéciles… Camina, huevón.
Moisés hace bajar a Alarcón por la puerta trasera, mientras lo insulta.
MOISÉS
No quería, huevón, no quería, pero ustedes son todos iguales: que no tengo vuelto, que sube rápido, que no hay boletos… No abren las puertas, no paran en las paradas, no aceptan carné. Te juro que no quería, huevón. Te juro que no quería… Te di una oportunidad, dos oportunidades… pero vos la tuviste que cagar. Mírame, huevón, mírame. ¿No te acordai de mí, cierto? Tenía doce años, doce años, huevón. Toqué el timbre. Con anticipación, como corresponde. Me estoy bajando, en el paradero, y vos acelerai. Tres ligamentos cortados. ¿Sabís lo que es estar nueve meses con yeso, huevón? Nueve meses sin jugar fútbol, nueve meses bañándome con una bolsa plástica en la pata, rascándome con alambritos. Baja conchaetumadre.
6. EXT. / INT. — MICRO — PERIFERIA DE SANTIAGO — MADRUGADA.
La calle está desierta. Moisés saca la CINTA DE EMBALAR de la mochila, con la que amarra y amordaza a Alarcón. Luego abre uno de los COMPARTIMIENTOS DE EQUIPAJE, bajo la micro, y obliga a Alarcón a entrar ahí, totalmente doblado en el sucucho grasiento, junto a las herramientas y la rueda de repuesto.
MOISÉS
(Irónico.)
¿Por qué no avanzai, huevón? ¿No veís que queda más espacio atrás, en el pasillo?
Lanzando una carcajada, Moisés cierra la puerta violentamente. Alarcón queda en la oscuridad total.
Moisés SUBE A LA MICRO por la puerta de atrás, recoge la mochila y se sienta en el asiento del conductor. Se pone la CHAQUETA y LA GORRA de Alarcón y sonríe, mirándose en el espejo retrovisor. De la mochila saca un casete con una etiqueta escrita a mano: “SELECCIÓN HIP HOP”. Pone el casete en la radio de la micro. Revisa la cajita con la plata y encuentra, todavía sin abrir, el ROLLO DE BOLETOS ESCOLARES. Moisés los los acomoda para cortarlos más fácil, pone primera y parte. Por los parlantes de la micro comienza a sonar una canción de “TIRO DE GRACIA”. Moisés maneja la micro feliz, llevando el ritmo en el volante y cantando la letra de las canciones. El sol se asoma en la cordillera.
7. INT. — AUTO MERCEDES BENZ — BARRIO ALTO — MAÑANA.
La MAMÁ DE FRANCISCA (36), rubia y muy producida, se maquilla, mirándose en el espejo retrovisor, aprovechando el taco que hay en las proximidades del COLEGIO DE FRANCISCA. Francisca, sentada en el asiento trasero del Mercedes, escucha un CD en su Discman. Su mamá le habla y ella aprovecha el Discman para ignorarla. La mamá deja de maquillarse y se detiene en el colegio. Se da vuelta a en el asiento y le grita.
MAMÁ
¡Francisca!
Francisca se saca los audífonos.
MAMÁ
¿Vas a ver a tú papá hoy?
FRANCISCA
No sé. Dijo que iba a pasar a buscarme para almorzar.
MAMÁ
Entonces, pásale esto.
Busca en su cartera y saca dos TARJETAS REDBANC, UNA CHEQUERA y UNA TARJETA DE CRÉDITO.
MAMÁ
Dile a tú papá que puede guardarse sus mugres. Que ya no las necesito y que no necesitaba cambiar las claves, porque…
FRANCISCA
(Metiendo las tarjetas y la chequera en la mochila.)
El papá dijo que no le mandaras recados conmigo. Que si tenías algo que decirle, se lo dijeras en persona.
MAMÁ
Bueno. Pásaselas no más, entonces. Pero dile que no las quiero y que a ver si la tal Lorena…
FRANCISCA
Mamá…
MAMÁ
OK. Pero pásaselas.
FRANCISCA
(Bajándose del auto.)
Chao.
MAMÁ
(Asomándose por la ventana.)
¡Panchita!
FRANCISCA
(Devolviéndose unos pasos, al auto.)
¡Qué!
MAMÁ
Guarda bien eso. Es mucha plata.
FRANCISCA
Ya.
Francisca da media vuelta y camina hacia la puerta del colegio. El Mercedes se aleja rápidamente.
8. INT./EXT. “CENTRO GENERAL DE MONITOREO…” — MAÑANA.
MATAMALA come hot dogs con PÉREZ y ORELLANA, sus amigos operadores del “Centro General de Monitoreo y Control de Recorridos”. Los operadores tienen asientos frente a varios monitores que muestran imágenes de CHÓFERES MANEJANDO MICROS. Tanto Orellana como Pérez dan la espalda a los monitores, mirando a Matamala mientras conversan y comen hot dogs.
Orellana masca su hot dog con avidez. Cuando siente el sabor, mira el hot dog extrañado.
ORELLANA
Matamala. Te encargué un completo.
MATAMALA
Eso traje.
ORELLANA
Esta huevada no es un completo. Es un Italiano.
MATAMALA
Puta. Completo, Italiano… la misma huevada.
ORELLANA
Nada que ver. Los completos tienen tomate, chucurut y mostaza. El italiano tomate, mayo y palta.
MATAMALA
No sé. Yo pedí completos y me dieron esto.
ORELLANA
Es que ahora le dicen completos a los Italianos. Llegan y dicen completos-italianos. Lo que es una aberración. Porque una cosa es el completo y otra muy distinta es el Italiano. En el fondo, el completo-completo se ha ido perdiendo… Como todo en éste país. Éste es un país que olvida todo. Su pasado, sus tradiciones…
MATAMALA
Lo que pasa es que antes la palta era muy cara…
PÉREZ
Todavía es cara.
MATAMALA
Pero igual, el país ha progresado. La palta está al alcance de todos, ahora. ¿Y quién cresta va a querer comer chucurut cuando puede comer palta?
ORELLANA
Yo, pues. Yo prefiero los completos-completos, a la antigua.
PÉREZ
Pero esta huevada no es palta: es concentrado de palta. Ustedes juran que están comiendo palta, pero las pelotas, en verdad es puro químico: aceite, colorante, puras mierdas que le echan para que parezca palta…
Mientras conversan, en uno de los MONITORES, se ve a MOISÉS sentándose al volante de la micro. Matamala nota algo raro e interrumpe la conversación, apuntando con la cabeza al monitor donde Moisés pone en marcha la micro.
MATAMALA
(Interrumpiendo.)
¿Qué micro es esa?
PÉREZ
¿Esa? La treinta y seis, creo.
MATAMALA
¿Y quién la maneja?
Ambos operadores miran el monitor y dudan.
PÉREZ
Se supone que Alarcón, pero ese se parece más a Gorostiza.
ORELLANA
Sí. Es Gorostiza, seguro. Alarcón parece que andaba enfermo. El colon irritable, que siempre dice.
MATAMALA
Imposible. Recién me topé con el guatón, en la salida.
ORELLANA
No puede ser. ¿Dónde?
MATAMALA
En la micro, acá a la bajada. Saliendo a hacer el recorrido.
ORELLANA
¿Estai seguro que era él?
MATAMALA
Te estoy diciendo. Yo venía entrando y él venía saliendo. Incluso nos tocamos la bocina, me acuerdo perfecto. ¿No puede ser otra máquina?
PÉREZ
No. Si es que Alarcón salió, Alarcón salió en esa máquina.
MATAMALA
(Poniéndose los anteojos de sol y tomando su cinturón de arriba del escritorio.)
Mejor voy a ver.
PÉREZ
(Parándose.)
Voy contigo.
ORELLANA
Lleva la radio.
Pérez hace caso y TOMA UNA RADIO, del escritorio. Salen del “Centro General de Monitoreo…” y se suben al jeep. Matamala se saca el gorro y la chaqueta, toma una BALIZA de abajo del asiento y la pone sobre la CAPOTA DEL JEEP, con una especie de clip. Con la sirena encendida, salen del terminal a toda velocidad, levantando una nube de polvo.
9. EXT. SALIDA DE COLEGIO SECTOR ALTO DE SANTIAGO — DÍA. / INT. OFICINA — DÍA.
FRANCISCA está de pie junto a la puerta del colegio. Mira el reloj, prende un cigarrillo, SACA EL CELULAR de la mochila y marca una de las memorias. Contesta LORENA (25), a quien vemos en el escritorio a la entrada de la oficina del papá de Francisca.
LORENA
Kuan-ingenieros-consultores-buenas-tardes-habla-Lorena-en-qué-puedo-ayudarle.
FRANCISCA
Lorena, habla Francisca.
LORENA
Cuéntame, Fran, en qué puedo ayudarte.
FRANCISCA
Quería saber que onda el papá. Quedó de pasar a buscarme para ir a almorzar.
LORENA
Pero espérate… don Alfonso tenía un almuerzo hoy… Sí, acá está. Con el señor McGinnis. No me dijo que se pensaba juntar contigo. Si me hubiera dicho, le corro al señor McGinnis para la tarde… Se le debe de haber borrado. Lo lamento, Fran.
FRANCISCA
No. No te preocupís. Gracias Lore… Chao.
Francisca corta, guarda el celular en la mochila y camina hacia el paradero.
10. INT./EXT. CAJERO AUTOMÁTICO — DÍA.
JUANO, frente al CAJERO AUTOMÁTICO, encañona disimuladamente a un VIEJO de unos setenta años. El viejo trata de ingresar su CLAVE en la máquina.
JUANO
Te juro que si te equivocai de nuevo, vai a tener que recoger tu hígado con una pala.
VIEJO
Es que la cabeza ya no me anda. Sé que puse la clave por el cumpleaños de Carlitos, que es el 15 de Marzo y por el de Cristián Andrés que es el 26 de octubre. Y eso puse ahora: 1526. Pero no era 1526. Debe ser 2615.
JUANO
Más te vale, viejo.
El viejo marca 2615 y el cajero le da la bienvenida.
JUANO
Saca doscientos cincuenta.
VIEJO
No tengo tanto dinero, hijo. Soy un montepiado.
JUANO
Sobregiro no más. Déjame a mí.
Juano pide $250.000, pero el cajero no lo autoriza. Enojado, golpea la pantalla de la máquina. Vuelve a tratar con una cantidad menor. Resulta. Juano saca un MONTÓN DE BILLETES indeterminado y lo guarda en los bolsillos del buzo. Se acerca a la puerta y guarda la pistola entre el pantalón y el estómago. Antes de salir se la muestra al viejo, que lo mira, asustado.
JUANO
Se va a quedar acá adentro y va a contar hasta veinticuatro mil quinientos. Si sale antes o llama a cualquier persona, le juro que me devuelvo y le lleno la próstata de plomo. Y también a Carlitos y a Juan Andrés.
VIEJO
Carlos Andrés.
JUANO
Da lo mismo. ¡Ya! Comenzó a contar, abuelo.
VIEJO
Uno, dos, tres, cuatro…
Juano sale del cajero caminando rápido. Apenas se aleja un poco, el viejo se asoma a la puerta y le pide ayuda a DOS GUARDIAS MUNICIPALES, que conversan, sentados en sus bicicletas.
VIEJO
¡Me robó, me robó, ése desgraciado me robó! ¡Me robó todo, atrápenlo!
Los GUARDIAS MUNICIPALES comienzan a pedalear detrás de Juano, que se da cuenta y arranca, corriendo entre la gente velozmente. Al llegar a una avenida principal escucha una SIRENA. Se asusta y se lanza a correr entre los autos. La sirena es del JEEP de Matamala, que pasa de largo, velozmente.
Juano ve una MICRO DETENIDA y, de un salto, trepa por la puerta delantera. En la micro hay pasajeros, pero no se ve al micrero por ningún lado. Juano, urgido, se sienta al volante y ACELERA A FONDO. Desde el asiento de atrás se siente un GARABATO DE HOMBRE y un GRITO DE SEÑORA. Juano mira por el espejo retrovisor ve a una SEÑORA CON PAQUETES que se cae de la puerta trasera de la micro, de espaldas a la vereda. Los guardias en bicicleta se quedan junto a ella, ayudándola. Juano acelera y se mete en el tránsito de la avenida. Se ríe de los guardias. En eso, siente UNA PISTOLA en la cabeza.
11. EXT / INT. — MICRO — DÍA.
Moisés frena en un paradero lleno de escolares con uniformes iguales al que él llevaba puesto en la mañana. Los escolares se suben y él trata de no mirarlos, manteniendo la vista baja. Obviamente, no resulta: el último escolar que paga lo queda mirando sorprendido y le grita muerto de la risa:
ESCOLAR
¡Tata!
MOISÉS
Shhhhst.
ESCOLAR
¿Qué hacís manejando una micro, huevón?
MOISÉS
(En voz baja.)
Cállate.
ESCOLAR
Puta Moisés, es que nadie me va creer cuando les cuente…
Moisés lo agarra violentamente de la corbata y lo atrae hacia él.
MOISÉS
Huevón. Me robé ésta puta micro. Sigue gritando y nos vamos a ir los dos presos. Mira. Te voy a llevar gratis, pero quédate callado y siéntate tranquilo hasta que lleguís a tu casa. Y no le contís nada a nadie.
ESCOLAR
OK. Gracias, compadre.
Moisés le sonríe a los pasajeros y vuelve a poner en marcha la micro mientras su amigo se sienta cerca del oficinista. Los pasajeros miran, pero no dicen nada.
Moisés mira la hora y acelera un poco. Llega a su destino en segunda fila, pero cuando ve a Francisca, se quiebra hacia la vereda. Vemos LA MISMA ESCENA DEL COMIENZO, pero ésta vez desde EL PUNTO DE VISTA DE MOISÉS. Cuando Francisca sube a la micro, Moisés se pone muy nervioso. Hace el ademán de saludarla, pero no se atreve. Luego, como ya vimos, obliga al oficinista a darle el asiento. Francisca se sienta. El oficinista se baja a las dos cuadras, muy enojado.
Después, una SEÑORA CON PAQUETES toca el timbre. Moisés frena y abre la puerta de atrás. Cuando se da cuenta que la señora tiene problemas, pone freno de mano y camina hacia atrás por el pasillo, para ayudar a la señora.
Moisés está ayudando a bajar a la señora cuando alguien SUBE CORRIENDO por la puerta de adelante y pone en movimiento la micro. La señora SE CAE DE ESPALDAS AL SUELO y Moisés se alcanza a sujetar al de la puerta. Enojado con el intruso, camina de vuelta por el pasillo, saca la pistola del bolsillo y APUNTA AL EXTRAÑO EN LA CABEZA. El extraño se sorprende por un instante, pero luego mira a Moisés por el espejo y se larga a reír.
JUANO
Nooooo. No puede ser, la cagó.
Moisés lo sigue apuntando, sin entender qué pasa. Juano ya no tiene puesto ni gorro ni polerón. Se ve distinto.
JUANO
Soy yo huevón. Juano. En el paradero. La cadenita, ¿te acordai?
MOISÉS
Pero…
JUANO
Y te robaste tu micro al final. Cebado. ¿Ya patraqueaste a los pasajeros?
Algunos pasajeros escuchan y se ponen de pie, caminando asustados a las puertas, para bajarse. Tocan el timbre. Juano sigue manejando, sin hacerles caso. El timbre vuelve a sonar.
MOISÉS
Para, huevón. Te tocaron el timbre.
JUANO
Filo. Ni los micreros paran.
MOISÉS
Puta, por eso son micreros. Déjame manejar a mí.
Juano lo mira sin entender, pero está contento, así que frena y deja el asiento para que Moisés maneje. Moisés se sienta y abre las puertas. Se baja mucha gente. Sólo quedan arriba los más despistados y Francisca, que escucha música y recién se dio cuenta que pasaba algo raro. Francisca se para, como para bajarse. Moisés le hace una seña para que se siente y no se preocupe.
MOISÉS
Tranquila, no pasa nada.
Francisca se vuelve a sentar. Cuando terminan de bajar los pasajeros, sube MATAMALA de civil: lentes oscuros, polera blanca apretada. Es como Keanu Reeves con algo más de ponchera. Paga su pasaje mirando de reojo a Moisés y a Juano, que todavía discuten.
Juano le da la espalda, pero a Moisés le parece cara conocida. Vuelven a cruzar miradas. Matamala se sienta a la misma altura que Francisca, pero al otro lado del pasillo. La mira y le hace una seña de tranquilidad y control. Francisca mira por la ventana, sin entender. Moisés parte. Sin que Moisés o Juano se den cuenta, el jeep, manejado por Pérez, comienza a seguir de cerca a la micro.
JUANO
(Mirando a Francisca)
Puta que está rica esa pendeja. Como pa’ darle.
MOISÉS
¿Quién?
JUANO
(Señalándola con el mentón.)
Ella. La ruciecita.
MOISÉS
No huevís con ella.
JUANO
¿Qué onda?
MOISÉS
No. Ninguna onda, pero no huevís con ella. La conozco.
JUANO
Ta’ bien, pero relájate, compadre, todavía estai tenso. ¿Por qué no aplicamos al tiro?
MOISÉS
¿Aplicamos?
JUANO
Hacemos la pega. Los pasajeros. Antes que se bajen todos.
Sin esperar respuesta, Juano SACA LA PISTOLA y se dirige a los pasajeros.
JUANO
Damas y caballeros. No es mi intención molestarlos ni incomodarlos en su viaje, pero me veo en la obligación de distraer su atención un momento. Pasaré por sus asientos apuntándolos con una pistola para solicitarles una pequeña cooperación.
Los pasajeros se asustan y murmuran. Juano se acerca ágilmente a Francisca y le quita la mochila. Abre el cierre, mira adentro, bota los cuadernos y encuentra las TARJETAS. Sonríe y sigue con su discurso.
JUANO
Van a ir dejando todos sus objetos de valor dentro de éste bolso. Les sugiero que no se demoren, ni inventen ninguna estupidez cómo que no pueden sacarse la argolla porque se les hinchó el dedo o que salieron de la casa con la plata justa, porque entonces me veré en el placer de tener que esparcir sus respectivos sesos por el suelo de la micro.
La gente comienza a echar sus cosas en la mochila de Francisca. Moisés mira por el retrovisor, lamentándose, pero sin poder controlar la situación. Matamala TOMA SU RADIO y le da una instrucción a Pérez.
MATAMALA
Ahora.
JUANO
(Lo escucha y se de vuelta, apuntándolo.)
¿Qué dijiste, conchaetumadre?
MATAMALA
(Hablándole nuevamente a la radio.)
Dije… “Ahora.” Tenemos un 386, Moncho.
JUANO
Mira huevón…
En eso se ESCUCHA UNA SIRENA. El jeep, con la baliza destellando en el techo, los comienza a PERSEGUIR. Juano pierde su sangre fría. Descontrolado CORRE HACIA ADELANTE, haciendo caso omiso de Matamala.
JUANO
(A Moisés.)
¡Acelera, huevón! Nos vienen siguiendo.
Moisés, asustado, aprieta el acelerador a fondo. Desvía la micro de Vespucio hacia Kennedy, pasando semáforos en rojo y saltando bandejones. El jeep los sigue de cerca, acelerando por Kennedy hacia la cordillera. Matamala aprovecha la confusión para pararse y sacar su pistola.
MATAMALA
Damas y caballeros. No teman. La situación está bajo control. Soy guardia privado con licencia… (Mostrando su licencia.) y les prometo que si permanecen en calma, todo saldrá bien.
La micro se ladea y pasa un semáforo en rojo, tocando la bocina. Los pasajeros gritan, en pánico. Juano se da vuelta hacia Matamala, apuntándolo. Matamala lo apunta de vuelta. Moisés acelera por Kennedy y el jeep los sigue de cerca con la sirena prendida. Suenan bocinas, los autos frenan violentamente para no chocar a la micro.
JUANO
(Dándose vuelta hacia Matamala.)
¿Qué mierda pasa?
MATAMALA
Tranquilo, muchacho. Todo saldrá bien. Simplemente entrégame esa arma.
JUANO
No te va a resultar, imbécil. Un paso más y hago que tengas que… te vuelo los… te… Te disparo, huevón.
Matamala duda un segundo de sus métodos, pero sigue apuntando a Juano.
Un pasajero se para y toca el timbre. Juano le grita, sin atreverse a apuntarlo por no dejar de apuntar a Matamala.
JUANO
¡Siéntate huevón!
PASAJERO
Me quiero bajar. Ustedes se están yendo por otra parte.
JUANO
Cambió el recorrido, huevón. ¡Siéntate!
Moisés mira por el espejo retrovisor y abre al puerta de atrás. Entra una corriente de aire fuertísima.
MOISÉS
(Gritando para hacerse escuchar.)
Señor. Voy a parar, pero no mucho rato. Así que va a tener que bajarse rápido.
JUANO
¿Qué vas a hacer, huevón?
MOISÉS
Sujétense.
Todos se sujetan, incluso el tipo en la pisadera. Moisés PISA EL FRENO a fondo. La micro se detiene en un instante: tiene frenos de aire. El jeep, que la seguía muy cerca, tiene que esquivarla para no chocar. Se sube a un bandejón y se incrusta en unos arbustos. Pérez se golpea la cabeza contra el volante del jeep y queda inconsciente. La bocina del jeep queda sonando, presionada por la frente de Pérez. El pasajero vuela de la pisadera y cae en el pasto, diez metros más adelante. Juano cae sentado en el pasillo y la inercia lo arrastra hacia delante, justo frente al asiento de Francisca.
Juano se para y toma a Francisca como rehén, apuntándola en la cabeza. Matamala, soltándose de los fierros del techo, lo vuelve a apuntar.
JUANO
(Desafiante.)
A ver Mulder. Me disparas y la mato. Si no te bajas de la micro antes de que cuente diez, la mato. Si nos vuelves a perseguir en el jeep, también la mato. Piensa rápido. Qué vai a hacer, que vai a hacer, que vai a hacer conchaetumadre.
Matamala piensa y toma una decisión fríamente. Apunta a la pierna de Francisca, para dispararle y sacarla de la ecuación. Cuando está a punto apretar el gatillo, Moisés también saca la pistola, se para, y apunta a Matamala.
MOISÉS
No. No le dispares.
JUANO
(Riéndose.)
Dos contra uno, huevón.
MOISÉS
(Dándose vuelta y apuntando a Juano.)
Y vos suéltala. Te dije que no te metieras con ella.
JUANO
¿Pero qué? ¿Te volviste loco?
Juano, indignado, empuja a Francisca. Francisca cae al suelo. Matamala le apunta ahora a Moisés.
MATAMALA
Baja la pistola, chico. Voy a hablar contigo después y me contarás todo…
JUANO
Suéltala tú, huevón…
MOISÉS
¿Qué le hiciste? ¿Estás bien Francisca?…
Se apuntan los tres en triángulo. Todos gritan. Cada uno apunta alternativamente a los otros dos. Francisca se queda en el suelo, sin atreverse a pararse.
Moisés hace un gesto de cansancio y baja la pistola.
MOISÉS
Basta. Se acabó. (A Juano.) Dejaste la cagada huevón.
JUANO
Pero no la bajís. ¿Querís irte preso, pastel?
MOISÉS
Da lo mismo. Tengo 17. Devuelvo la plata, digo que estoy arrepentido. Me sueltan al tiro.
JUANO
Pero huevón, somos socios, apúntale a éste huevón.
MOISÉS
(Gesticulando con la pistola en la mano.)
Yo nunca he sido tu socio, huevón. Además esta mierda de pistola es de…
PANG!!!
La pistola se dispara ruidosamente, haciendo un hoyo en el suelo de la micro. En ese mismo segundo, Juano le dispara instintivamente a Matamala.
Un chorro de agua le pega en la cara a Matamala. Matamala cierra los ojos y dispara.
PANG!!!
El disparo le da a Juano en el pecho. Juano cae sobre un asiento. Herido de muerte, mira a Moisés y alcanza a decir:
JUANO
Las pistolas… huevón… las pistolas…
Juano expira, botando sangre por la boca y Moisés deja caer la pistola al suelo, aterrado. Matamala, tratando de recuperar la calma, lo apunta.
MATAMALA
Acompáñame.
Moisés camina resignado delante de Matamala, cuando, de improviso, un fierro golpea al guardia en la cabeza. Matamala cae al pasillo de la micro, inconsciente. Francisca sostiene con las dos manos el mismo fierro que el GUATÓN ALARCÓN dejó caer entre los asientos cuando Moisés lo apuntó por primera vez.
FRANCISCA
(Registrando los bolsillos de Juano y sacando un montón de billetes.)
Arráncate. Agarra la plata de la caja y arráncate. Antes de que despierte.
Moisés mira a Francisca, impresionado.
MOISÉS
Panchi…
FRANCISCA
¿Ah?
MOISÉS
Mira… este… hace ene tiempo que quería hablarte, decirte esto…
FRANCISCA
¿Nos conocemos?
MOISÉS
Siempre tomaba esta micro, Panchi… Francisca… Y te veía, y siempre quise, no sé… hablarte, cuidarte… Y siempre me dio rabia como te trataban…
FRANCISCA
¿Quién?
MOISÉS
Los micreros.
FRANCISCA
Filo. Yo soy escolar, ellos son micreros, ¿qué esperabas?
Francisca recoge sus cuadernos, los guarda y se hecha la mochila al hombro.
MOISÉS
Panchi…
FRANCISCA
¿Qué?
MOISÉS
Arranquemos juntos.
FRANCISCA
(Sin poder creer lo que escucha.)
¿Qué?
MOISÉS
(Emocionado.)
Tenemos algo de plata para comenzar. Podemos ir al norte… Abrir algún negocio en una playa desierta. Trabajar a pie pelado, aprender a surfear…
FRANCISCA
Yo sé surfear.
MOISÉS
Bueno. Mejor. Así me enseñas.
FRANCISCA
(Indiferente y apurada.)
No sé, de ahí vemos, pero vámonos ahora. Este gallo se está despertando.
12. EXT. — MICRO DETENIDA EN KENNEDY — DÍA.
Francisca baja de la micro y Moisés baja con ella. Junto a la puerta está PÉREZ, el controlador, amigo de Matamala, sangrando profusamente de las narices y con un tajo en la frente. Cuándo baja Moisés se le va encima, lo toma de las solapas y, atragantándose con la sangre, le pregunta.
PÉREZ
¿Y Alarcón? ¿Dónde está el guatón? ¿Qué le hiciste?
MOISÉS
(Acordándose de Alarcón y haciéndole una seña a Francisca para que lo espere.)
Mierda. El chofer. Hay que sacarlo. Acá está.
Moisés camina con el controlador hasta el compartimiento de equipajes y lo abre. Encuentra a Alarcón inmóvil, acostado sobre una poza de sangre. Su cabeza está perforada por una bala. En la oscuridad del compartimiento, una hilo de luz se cuela por el agujero que dejó el disparo accidental de Moisés
PÉREZ
Lo mataste. Lo mataste.
MOISÉS
(Desesperado.)
Puta… No… Por qué… Mierda. (Se arrodilla en el pasto y comienza a llorar, con la cabeza entre las manos) Lo maté… lo maté… lo maté…
Francisca lo mira, menea la cabeza y se aleja hacia el jeep.
13. INT. — BAÑO BOMBA DE BENCINA — PANAMERICANA NORTE — ATARDECER.
Una mano femenina raya con un plumón negro la pared de un baño público. Termina de escribir, dibujando una florcita sobre la “I”. Francisca mira su firma y guarda el plumón en la mochila. Sobre el estanque del water hay varios millones de pesos en montones de billetes nuevos. Francisca los mete a la mochila, rompe las tarjetas de crédito, las tira al water y hace correr el agua. Saca algo del bolsillo y lo mira a la luz. Es la CADENITA DE PRIMERA COMUNIÓN de Moisés. Francisca se hecha la mochila al hombro, se arregla el pelo en el espejo y sale.
14. EXT. — BOMBA DE BENCINA — PANAMERICANA NORTE — ATARDECER.
El jeep de Matamala (sin Matamala) está estacionado, con la capota atrás. Francisca se sube al volante y lo enciende. Busca entre los casetes de Matamala algo que le guste. Va tirando los casetes al suelo, sin encontrar nada bueno. Al final encuentra uno aceptable y lo pone en la radio. Comienza a sonar “CRAZY”, de AEROSMITH. Francisca acelera y su pelo vuela con el viento. Canta la canción, mirando la carretera.

FIN

Anuncios

3 comentarios »

  1. Creo que te hice el comentario antes, pero toda la dinamica del primer encuentro de Moises y Juano es medio rara, poco verosimil… pero que se yo de micros y asaltantes.

    Abrazo

    Comentario por Dunga — Martes, 27 junio 2006 @ 4:23 pm | Responder

  2. Creo que tienes razón, está poco motivado. De hecho, lo corregí en las versiones posteriores (más largas). Publiqué la versión original del corto porque es lo único que he logrado terminar.

    Comentario por Mitch Gómez — Martes, 27 junio 2006 @ 5:37 pm | Responder

  3. Hola.Me interesa dialogar con el autor de este corto.Como puedo contactarme con el.Si puedes mandarme su mail Por correo.Gracias

    Comentario por Emanuel — Martes, 17 junio 2008 @ 11:38 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: