El Escribidor.

Jueves, 27 julio 2006

“What the bleep we know?”

Filed under: Posts de Pelicula(s) — Miguel A. Labarca D. @ 7:07 pm

Había leído una reseña de éste “documental” en alguna revista. De inmediato me dieron ganas de verlo. La idea de mezclar física cuántica, con neurociencia, ficción y animación digital me sonó en extremo atractiva. Porque aunque nunca enganché demasiado con la física clásica, roñosa y desteñida que aprendí mecánicamente en el colegio, me confieso un aficionado light a los libros de Antony Hopkings, como diría Hermes. Así que cuando le prestaron el DVD a Andrea, me apuchurrungué con entusiasmo en nuestro sillón preferido para contemplar la maravilla.
Y el supuesto documental resultó tan científico como Matrix. Pero en vez de Kung-Fu una sensibilidad de autoyuda buena onda de tarotista del “Aló Eli”. Y una protagonista sorda que nunca entendí por qué era sorda y que al final no recuperaba la audición como, por último, hubiera pasado en el Aló Eli.
Y no es que la película carezca de ciencia o científicos. En realidad los tiene en abundancia. Pero las líneas de razonamiento son como las de el Profesor Salomón (iba a decir Hermes, pero estoy perdiendo todos mis lectores de tanto recomendarlo) Algo así como:
Geólogo dice: La tierra es redonda.
Biólogo dice: Los hombres tienen corazón.
Sociólogo dice: Los hombres habitan la tierra.
Teólogo dice: El alma está en lo profundo del corazón.
Narrador dice: Es claro que el alma es redonda y nuestros problemas le quitan redondez, así que debemos ser más optimistas y conservar el círculo vital.
Cambien el ejemplo de tierra redonda por datos al azar sobre mecánica cuántica, neurología y funcionamiento celular y verán más o menos el tono del cuento. No sé de quién es la frase, pero la recuerdo a propósito de éstas cosas: lo malo de que la gente haya dejado de creer en Dios no es que crean en nada, sino que por el contrario, creen en cualquier huevada.
Ahora, igual hay cosas muy logradas y entretenidas. Pero están más relacionadas a la entretención, animación y estética que a lo propiamente “documental”. El baile de las células, por ejemplo, es divertidísimo.
Alguien podría decirme que no tengo por qué condenar a la película por su falta de rigurosidad. Al final, es una película, no una enciclopedia. Pero yo diré que si la idea era ser poco riguroso y simplemente especular, se podría haber llevado la especulación más lejos, se podría haber llevado la entretención más lejos.
Pero al final What the bleep, se queda en la mitad. Sin la seriedad para llamarse documental ni la imaginación para ser fantasía o ciencia ficción. Cuánticamente hablando podríamos encontrar en ésta película una confirmación fantástica del principio de la incertidumbre. Cuando no la vemos, tiene probabilidades de ser una gran cosa. Pero basta que la observemos, para que se convierta en un fiasco.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: