El Escribidor.

Jueves, 3 agosto 2006

¿Por qué Mitch Gómez?

Filed under: Posts de la vida. — Miguel A. Labarca D. @ 8:37 pm

Corey como Gorost, Corey como Gómez. Una historia de secundaria no puede tener otros protagonistas.

No ando muy creativo, por lo menos en lo que a posts respecta. He visto mucha películas y series y aunque mi propósito inicial era que esto fuera una especie de bitácora de todas mis incursiones como espectador, algo ha pasado. Debe ser la conciencia de que a nadie le importa. Mis lectores no cesan de repetir que lo mejor son las historias de la vida misma, que no me moleste en comentar películas. Así que como todo supuesto creador aplastado contra el increíblemente próximo límite de sus escasas ideas, procedo a hacer lo que cualquier escribidor realmente desesperado hace en un momento de crisis: darle al público lo que quiere. Y el público quiere saber por qué mi nic es Mitch Gómez. He aquí la historia.

El baile de graduación de Gómez y Gorost.

Ésta es una historia tan tonta, anticuada y poco importante que comienza, como película ochentera, en la víspera de una fiesta de graduación. Sólo que Gorost no era precisamente el protagonista perno-pero-sensible y yo no era precisamente la capitana del equipo de porristas, pero el resultado es igual, Gorost tenía una fiesta de graduación, se complicaba por no saber a quién invitar y a la larga, yo fui el elegido.

Algunas aclaraciones.

Pero claro. Yo acompañé a Gorost al baile. No fui su cita para el baile. Es parecido, pero diferente. Y tampoco era su primera opción, sino más bien su second best, su plan B, su salida honrosa. Y el baile de graduación tampoco era de él, sino de su hermana. Que tampoco es en realidad su hermana, sino su hermanastra. Como Shanon y Boon, pero no me consta que sea tal cual. Y no preguntaré tampoco.
Gorost, que en ese tiempo no era guatón ni se había operado la nariz ni usaba camisitas planchadas ni chalequitos con rombos, sino que lucía moderadamente macizo y se paseaba por los pasillos de la universidad saludando a todo el mundo como el negro Piñera en sus mejores años de Reñaca; vistiendo guayaberas y un pantalón de lino crudo hasta los tobillos que había traído de Cancun y todavía conservaba vestigios de arena y salpicaduras de Tequila para turistas. Gorost, ese Gorost ya descrito, me saludó en un pasillo de la universidad algún día perdido en la repetición lejana de mi pobre memoria para decirme que su hermana chica se graduaba y lo había invitado a su fiesta con un acompañante. “Va estar lleno de pendejas ricas,” enfatizó sin necesidad. Yo ya estaba convencido.
– Bacán –debo haber dicho en aquel tiempo.
– Perfecto –debe haber dicho aproximadamente Gorost-. Sólo un detalle. No te llamas Miguel Ángel. Te llamas Michelle. Michelle Gómez.
En el auto, ese Viernes, camino al baile, ridículos ternos, Illia Kuriaky y los Valderramas en los parlantes del Seat, Gorost me explicó delicadamente que antes de invitarme a mi había pensado invitar a la (nombre intencionalmente olvidado) que había conocido en (lugar omitido), en la playa.
– O sea que soy segunda opción –dije.
– En realidad tercera. Planyi tampoco pudo venir –aclaró delicadamente Gorost-. Pero es el destino, por alguna razón tenías que venir.
Y nunca logré entender por qué el destino me quería ahí. Recuerdo a Gorostiza borracho y borroso contándole a todos que yo era Michelle Gómez y escribía en la Zona de Contacto. Después me recuerdo en la puerta del baño de mujeres conversando con dos niñas que decían que se habían sentido identificadas con mi cuento. Luego me recuerdo asomado por la ventana del Seat, vomitando al despuntar el alba mientras un ciclista me miraba con asco y Gorostiza cantaba que su nombre era Cooler O’Connor. Y luego tomando sopa de pollo en una casa desconocida donde había terminado una fiesta hacía rato y Gorostiza, con la cara desencajada salía de una puerta diciéndome “vamos” mientras una chica, no muy atractiva en las brumas de la mañana, le decía (rogaba) “no te vayas”.
De vuelta a mi casa, con el frío de las montañas entrando por el cuello ya sin corbata, pude preguntar claramente: ¿Por qué Michelle? ¿Por qué Gómez?
– Simple –explicó Gorost-. Cuando mi hermana me invitó, no tenía claro si podría invitar a ésta mina o te tendría que invitar a ti, o a Planyi. Entonces tuve que pensar un nombre que calzara en ambos casos.
– Unisex.
– Claro. Entonces pensé: “Michelle”
– Entiendo. ¿Y por qué Gómez?
– Porque Michelle era demasiado sofisticado. Necesitaba compensar con algo autóctono.
Llegamos a mi casa como tantas otras mañanas. Me bajé y me despedí por la ventana.
– Chao Gorost –dije.
– Chao Gómez –dijo Gorost.
Pero no entendí el alcance del fenómeno hasta el lunes siguiente. Entraba a la sala de estar, junto al centro de alumnos, a dormirme una siesta inmerecida entre dos clases olvidables. El Pendejo González me saludó con la cara llena de risa.
– ¡Mitch! –gritó extendiéndome la mano.
– ¡Bucanon! –lo secundó el pendejo Vercelli, también feliz de vivir en aquel pretérito e inocente contexto.
Me di cuenta que habían escuchado a Gorost a la pasada y me di cuenta que habían caído en la explicación más simple: Miguel, Mitch, Mitch Bucanon.
Y no me molesté en corregirlos.
Hasta hoy.

Anuncios

5 comentarios »

  1. Sólo posteo para corregir algunas impreciones, tal vez licencias literarias, en que se incurrieron. Como yo era el sobrio aquella noche, aunque no confíe plenamente de mi memoria, sostengo que:

    1.- Planyi nunca estuvo en los planes. Era esta chica o Gomez.

    2.- La fiesta si era de graduación de mi media-meaid hermana. La gracia dela fiesta era no había que ir necesariamente en pareja, por lo que muchas niñas sobre todo, iban con amigas. Además, luyego de las doce, llegaban las amigas de las amigas y todas sin pareja. Xana-dú.

    3.- Como a-priori no sabía si ir con pareja y sufrir estar amarrado mientras cientos de pendejas ricas se paseaban frente a mi, o ir con un amigo y disfrutar de este paraíso, tuve que decidir inscribír en la lista de invitados, un par de semanas antes, un nombre que fuera unisex, de ahí Michelle. Gomez no fue por lo autóctono, sino porque era el apellido de la opción-pareja-mujer, y si tomaba esa opción, era sólo un argumento de que anotaron mal el nombre, pero el apellido coincide.

    4.- Recuerdo sacando a Gomez de la fiesta sin poder caminar, en mi auto sujetandole la cabeza por la ventana para que vomitara fuera del auto. Como era de amanecida, no fue un ciclista sino que vomitó en un paradero de micros lleno de gente mirando. Very disgusting.

    5.- Finalmente, Mitch fue la abrebiación de Michelle con la que entró a la fiesta en el escenario-pareja-hombre. El resto es historia.

    p.d. Creo que Cooler O´Connor fue un par de años más tarde. Me suena más Ilegales y Sandy y Papo. Full guayabera, trencitas, pelo largo, aro en la oreja.

    p.d.2. Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

    Comentario por ROB (gorost) — Sábado, 5 agosto 2006 @ 7:07 pm | Responder

  2. Michelle no es unisex. Es definitivamente femenino. Su masculino es Michel. Aunque se pronuncian casi igual. Como Gabriel y Gabrielle.

    Osea que Gomez ha andado por la vida con un nombre de mina.

    Dos nombres que si son alternativamente masculinos y femeninos: Leslie y Dana.

    Comentario por Alguien — Sábado, 5 agosto 2006 @ 9:05 pm | Responder

  3. Te conozco hace tiempo y no sabia de esa historia y siempre crei que el pendejo gonzalez te habia dado el apodo por Baywatch

    Comentario por Dunga — Domingo, 6 agosto 2006 @ 6:18 pm | Responder

  4. saludos nada mas queria ver si el sr michel gomez estaria interesado en uno de mis guiones detelenovelas que he escrito gracias

    Comentario por elvis — Miércoles, 4 octubre 2006 @ 10:10 pm | Responder

  5. Siempre muy interesado. Hasta que pierda el interés, por lo menos.

    Comentario por Mitch Gómez — Jueves, 5 octubre 2006 @ 4:03 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: