El Escribidor.

Miércoles, 27 septiembre 2006

“Caché”

Filed under: Haneke,Posts de Pelicula(s) — Miguel A. Labarca D. @ 8:29 am

Me acordé de Horacio Quiroga por acá...

Fuimos a verla el sábado en la tarde al Hoyts de La Reina. Sábado, Hoyts, muchos niños, pop-corn, afiches coloridos y trailers con explosiones.
Pero la cola para entrar a la sala era un paréntesis, un lunar en la colorida euforia del lugar. Andrea y yo éramos los más jóvenes. Todo el (numeroso) público era mayor de cuarenta y muchas parejas mayores de sesenta. No parecían acostumbrados a hacer cola para entrar al cine, miraban a todos lados, preguntaban para qué película era. Nadie tenía popcorn.
En broma le comenté a Andrea que probablemente toda esa gente reclamaba contra “el cine gringo”, alababa el “cultura europea” y decía que Cristián Warnken era lo único que se podía ver en la televisión chilena.
Fue un comentario prejuicioso y fome más, pero sin querer queriendo ya estaba hablando de la película que entraríamos a ver.
Y es que “Caché” es una extraordinaria película europea sobre una Europa que ya no es (¿alguna vez lo fue?) el oasis de cultura, refinamiento y personas civilizadas que aprendimos en el colegio y en las guías turísticas. Detrás de una comodidad y corrección política de utilería, la desconfianza, el racismo y el odio más primitivo aguardan detrás de la puerta.
“Caché” es una película política, pero con una clase y sutileza admirables. No se apura en entregar un “mensaje” ni tomar partidos, sino que escarba lenta, justa y metódicamente en el problema.
Y el problema del protagonista -oh, coincidencia, un Cristián Warnken francés- está en su pasado. Un pasado que quiere olvidar, pero que los problemas del presente le tiran a la cara (igual que a Europa). En un sentido más amplio, la película es una reflexión sobre lo fácil que es ser correcto, civilizado y justo cuando las cosas que juzgamos están en los libros o en los noticieros; distinto es cuando lo amenazante, lo extraño, lo distinto, entra en nuestro metro cuadrado (como la bicicleta que sale de ninguna parte, pero que en rigor tiene más derecho que nosotros a pasar por ahí).
En el plano formal, dos cosas me llamaron la atención:
1) Los videos que el protagonista recibe tienen vital importancia en la trama. Lo usual en una película es mostrar los videos con diferente textura o, simplemente encuadrarlos dentro del monitor en el que se están viendo. Haneke hace lo contrario. Los videos y la “realidad” se ven iguales en ésta película. Lo que es engañoso y, obviamente, nos alerta al respecto.
2) Relacionado con lo mismo, recuerdé un video de Nacho Vigalondo llamado “una lección de cine”. El video es en broma, pero la lección muy en serio. “En cine, más importante que la imagen en sí, es la expectativa que crea la imagen.” Haneke se divierte mostrándonos el eterno plano fijo de una casa donde, en rigor, no pasa nada. Pero la tensión y la angustia que sentimos nos muestran que el contenido, la verdad, surge al conocer lo que realmente hay detrás de la imagen.
Si no la han visto, corran a verla. Si ya la vieron, les recomiendo éste post de Jorge González San Martín.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: