El Escribidor.

Viernes, 21 marzo 2008

MAC-MULA

Filed under: Posts de la vida. — Miguel A. Labarca D. @ 4:24 pm
Tags: , , , , , ,

Mac Online pasa gato por liebre.

Nunca he sido un chico Mac, más bien todo lo contrario. Encuentro que Apple vende elitismo, elegancia y diferenciación en un mercado en el que una de las gracias es que las cosas pueden ser horizontales, accesibles y las diferencias pueden darse más bien por gustos y grados de conocimiento de los usuarios que por la disposición a pagar por juguetes caros. Si me muevo en un ambiente PC y quiero lucirme con mi computador, debo saber lo que estoy comprando o armando. En un mundo mac, solo debo tener más plata en la billetera. Es cierto que los computadores son bonitos y que en general funcionan bien -aunque es una falsedad absoluta eso de que no se quedan pegados, pero por favor, cuando comparen, metan el factor precio en el medio. Decir que MAC es mejor que PC comparando un G5 de tres millones de pesos con el PC de 350 lucas comprado en Falabella es insostenible.

En cualquier caso, este no es un blog tecnológico y no voy a convencer a nadie. Un día Jorge, un amigo que entiende muchísimo más que yo de todo ésto desarmó mi argumento diciéndome que era fácil hablar de PCs baratos y accesibles para todo en un ambiente en el que todos piratean. “Cómprate el windows original, cómprate Office y después hablamos, me dijo. Touché. Pero bueno, los usuarios de PC no somos los únicos ladrones. Lean esto.

Hace unos días, en la productora decidimos que teníamos que comprar un laptop. Como era de esperarse, mis argumentos pro-PC chocaron contra el muro del fundamentalismo de mis jefes. Digamos que me lo explicaron con manzanas. El computador tenía que ser MAC.

Decidimos que la mejor opción era un MacBook E062. Lindo computador, debo decirlo. Blanquito, procesador de 2,2 Ghz, 120 GB de disco duro, quemador de DVDs. Y como no queríamos comprar usado y queríamos comprar en un lugar que nos diera la seguridad, garantía y respaldo, fuimos a comprarlo a MAC-ONLINE, en el Parque Arauco. Sí, esa tienda enorme que parece la nave de 2001 o una galería de arte en lugar de una tienda de computadores. Esa misma. Pero las apariencias engañan, comprar en el persa hubiese sido más confiable.

Compré el computador que queríamos y lo llevé a la oficina. No lo tenían en la tienda de Parque Arauco, así que tuve que manejar hasta la sucursal de Kennedy, frente al Alto Las Condes. También espacial y cibertrónica. Venía embalado que da gusto. Hasta los plumavits protectores de un MAC tienen más estilo que uno. Se lo pasamos a Diego y empezó a trabajar. A media tarde me llamaron de la productora a la casa. El computador no tenía quemador de DVDs. Y no sólo eso, tenía 80 GB de disco duro en lugar de 120 GB. Y procesador de 2 Ghz en lugar de 2.2 Ghz.

Revisando las especificaciones, descubrimos que nos habían pasado un MB 061 en lugar de un MB 062 y como los MACs tienen demasiado estilo como para tener el modelo anotado en el exterior, el error sólo podía distinguirse entrando a las características del computador. ¿Error de despacho? Eso pensamos. Pero lo pensamos de nuevo al ver la caja en la que compramos el MAC. La caja era de un MB 062, número de serie W8743Y9DZ63 y el computador era un MB 061 número de serie WQ743QF7Z62. O sea, gato por liebre. Un computador 150 mil pesos más barato en caja de un computador más caro… imposible de distinguir a simple vista.

Enojadísimos, reclamamos a la tienda. La respuesta del gerente, Mariano Lozano fue esperadamente insatisfactoria. “Vayan a la tienda y se los cambiamos, no hay problema.” Le preguntamos si nos iba a dar alguna compensación por la molestia y Mariano se negó rotundamente. “Es un problema en Estados Unidos, de despacho,” nos dijo. Steve Jobs debe haberse atorado con su lechuga hidropónica en ese mismo instante en Silicon Valley.

No sé si están de acuerdo conmigo, pero yo creo que si vendes un producto inferior al precio de uno superior y tú única respuesta, si y sólo si el comprador se da cuenta del engaño, es cambiarlo por el producto que en primer lugar debieses haber entregado ahí SI HAY UN PROBLEMA. Basta que la probabilidad de que el comprador NO SE DE CUENTA sea mayor que cero para que, objetivamente, estés engañando a los compradores. Y para que el juego se empareje y las cosas vuelvan a ser justas, el costo de cometer ese “error” TIENE QUE SER mayor a cero.

Así que este post es para emparejar, aunque sea un poquito, las cosas. Ojalá mis amigos de google lo hagan aparecer bien arriba cuando alguien googlee MAC-ONLINE. Por teléfono, el señor Lozano me acusó de querer aprovecharme de las circunstancias cuando le pregunté que nos iba a dar por las molestias. Como yo lo veo es: si no quieres que un peatón te demande por daños, lo más fácil es que no lo atropelles. Sobretodo cuando va cruzando con verde. Y si quieren saber lo que es aprovecharse, lean el final de la historia.

Por más que alegué, me puse rojo y hasta putié, finalmente fui a cambiar el computador. El vendedor de la tienda (Lozano se escondió) me explicó que todas las cajas de los computadores se abrían al llegar a la aduana (lo que hace maravillosa la seguridad con la que me aseguraron que el error venía de estados unidos). En cualquier caso, a pesar de la rabia y las molestias, no hice nada. No llamé a linea directa, no escribí a MAC-USA, no puse una demanda en tribunales. Por la misma razón por la que muchas empresas pueden tener políticas tramposas rentables: porque a uno le da lata y flojera reclamar incansablemente como vieja jubilada. Al final hay pega, familia, señora, vida… otras prioridades. Y las políticas tramposas funcionan así. Me aprovecho del 99% de la gente que le da lata alegar y me preocupo del 1% problemático. Y aunque el 1% grite muy fuerte… qué mas da, es uno de cien.

¿Y qué me convierte en uno de esos cien? Lo que me contó Jiménez como cuatro días después de nuestro incidente. Una amiga de su polola compró un computador también en MAC-ONLINE. Enojado con la experiencia reciente, Jiménez le dijo que revisara. Y ella revisó y se dio cuenta que… le habían cambiado el computador por otro de menor valor. Llamó a la tienda y le dijeron: “venga a cambiarlo, no hay problema”. Pero si hay problema, uno grande.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.