El Escribidor.

Viernes, 28 abril 2006

Estúpidas ideas, maravillosas historias.

Filed under: Posts de la vida. — Miguel A. Labarca D. @ 11:26 am


Hace poco más de una semana con Andrea a una reunión familiar. Simpáticos todos, rica la comida, todo bien, o mejor dicho, normal. Y no sé si yo andaba en "esos días" o el exceso de monos animados en mi cabeza, pero la cosa es que guardé silencio y me dediqué a escuchar. Y llegué a la conclusión de que el 99% de la gente en el 99% de los casos dice puras huevadas. Agarra a un grupo de personas con un CI normal o normal superior y siéntalos en una comida familiar. Descenderán a los niveles más bajos de la escala evolutiva. Prejuicios, frases hechas, lugares comunes, premisas falsas, chistes repetidos. Y cuando conces a la gente, peor aún, porque son los mismos prejuicios, premisas y lugares repetidos hasta el infinito.
Me pasa, sin embargo, lo contrario cuando la gente cuenta historias. Cosas simples, lo que les pasó en la mañana cuando fueron a comprar el pan. La pelea que tuvieron con la niña que les dio mal el vuelto. El gol que metieron en el partido de baby. Ahí las máscaras caen, la repetición y la estupidez se disuelve. Probablemente sin sospecharlo, la gente abre su corazón cuanto cuenta una historia. Se muestran tal cual son y probablemente dicen más de sus ideas y su manera de ver el mundo que en horas de comentarios repetidos y falsos.
Ayer celebramos el cumpleaños de mi mamá y mi papá contó una historia de su infancia. A los doce años él y sus compañeros de colegio en Rancagua hacían excursiones a la precordillera. Eran tiempos sin sacos de dormir, sin plásticos, no tenían siquiera carpas y debían dormir en chozas que fabricaban cortando ramas. Cómo los mochileros de cualquier época, lo pasaban mal, comían poco y peleaban por estupideces. Pero al atardecer, subían a la cumbre del cerro y miraban hacia el poniente. Cuando el sol se ponía, durante cortos minutos, podían divisar el mar a lo lejos. Y era un momento de silencio, de reconciliación entre ellos, con la excursión y con el mundo. Y la historia tuvo un efecto parecido conmigo. Esa imagen de cuatro chicos mirando el mar a quilómetros y décadas de distancia era, sin saberlo, lo más real, bello y emocionante que mi papá había dicho en mucho tiempo.

Foto: No me feliciten, es de google.

Viernes, 21 abril 2006

“Hostal”

Filed under: Posts de Pelicula(s) — Miguel A. Labarca D. @ 6:28 pm


Me gustan las películas "de género", pero nunca he sido un apasionado del terror. En realidad miento. Cuando tenía algo así como doce o trece años, el genero me atraía casi tanto como el softcore, siendo casi igual, o tal vez más, inaccesible. Mi papá iba a comprar al "Marmentini y Letelier" de Manquehue. Y si ir al Jumbo era entrenido para comer cualquier cosa que estuvieran dando, el Marmentini era una buena lata. Así que yo pedía permiso para ir al video club a mirar Videos. Y no era mirar los videos en sí, sino más bien mirar las carátulas, leer las sinopsis de las contratapas e imaginar como serían esas películas que veía ideales, inalcanzables, prohibidas: "Fiesta Sangrienta", "Ojos Malditos", "RockTopperblod". Títulos que siempre decían "sangriento", "maldito", "infernal" y que lucían mejor acompañados de un Mayores de 18 o, mejor aún, 21. Y así imaginando películas probablemente me ahorré muchos fiascos, manteniendo la virginidad terrorífica hasta perderla violenta y dolorosamente con "Pesadilla II" que vi en casa de Carlos Briceño, un vecino. Me impactó tanto, que cuando volví a la casa mis papás me miraron asustados: "Qué (more…)

Jueves, 13 abril 2006

“Rushmore”

Filed under: Posts de Pelicula(s) — Miguel A. Labarca D. @ 3:53 pm


Ya pasamos los 100 posts y no me di ni cuenta. Pensaba hacer un post emotivo llamado "100" agradeciendo la lectura, repleto de lugares comunes de emoción mínima, pero (más expresiones feas) pasó la vieja, probablemente para mejor.
Éste post 102 está dedicado a Rushmore, película que si no han visto tienen que correr a buscar a su video club amigo. (more…)

Miércoles, 12 abril 2006

Última hora.

Filed under: Posts de la vida. — Miguel A. Labarca D. @ 6:38 pm


Hoy fue la segunda "pata" (que feo ese término) de la entrega del proyecto de Animonitos al CNTV. Aunque ya habíamos mandado electrónicamente los veintiún documentos que constituían nuestra lata tratando de cubrir matemáticamente cualquier posible flanco expuesto que pudiesen detectar los jurados a los que trataremos de convencer que pongan un camión de billetes para hacer… monos animados, quedaba pendiente lo más importante: la entrega de los videos, CDs y DVDs con nuestros "currículums audiovisuales" y con el capítulo piloto. (more…)

Lunes, 10 abril 2006

“2046”

Filed under: Posts de Pelicula(s) — Miguel A. Labarca D. @ 10:18 am


Supongan que tienen ciertas intuiciones, ciertos tipos de ropa preferidos, ciertas músicas de cabecera, algunas frases bonitas, actrices muy lindas y, mucho, pero mucho estilo.
La mayoría pensaría que todo esto haría un maravilloso punto de partida para una película. Asumiríamos, eso sí, que todo éste material debe pasar por un cuidadoso proceso de trabajo para articularlo en un todo con sentido. Buscar una historia a la altura de tan alta inspiración y talento. Pensar qué es lo que realmente tenemos que decir a partir de éstas visiones germinales.
(more…)

Viernes, 7 abril 2006

Entrega.

Filed under: Posts de la vida. — Miguel A. Labarca D. @ 4:08 pm


Vuelvo al blog luego de una trabajada ausencia. No estaba con el síndrome de la página en negro, si no todo lo contario. Escribiendo como loco.
Hoy, en unas horas más, es el plazo final para presentar los proyectos al CNTV 2006. Y yo acabo de enviar la postulación de Animonitos. Y es una larga lista de documentos, presupuestos, currículums, explicaciones y pajas mentales. Además de guiones y/o tratamientos de toda la temporada (12 capítulos en nuestro caso.)
Además de todo, tenía que escribir un guión completo desde cero para la postulación de los amigos de Retaguardia en la que voy como guionista y productor. Ya anticipé un poco antes (“Escribe de lo que sabes”), pero me terminé encariñando con el proyecto al escribir el guión. Tanto que al final me quedó larguísimo (67 páginas) y fue un parto reducirlo a las 50 necesarias.
(more…)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.